Panerai se inspira en el mar desde hace más de un siglo, cuando comenzó a proveer de instrumentos de precisión a la Armada Italiana

Como un tributo al mar. Así presenta Officine Panerai tres nuevos cronógrafos de diseño deportivo inspirado en la peculiar belleza de los yates clásicos. Tres modelos que mantienen la técnica y la precisión características de los movimientos mecánicos de la casa relojera.

Panerai Luminor Yachts Challenge, fondo modelos titanio y cerámica negra

Los nuevos Luminor Yachts Challenge reciben su nombre de las regatas que la marca celebra en honor a los yates clásicos. Disponibles en titanio, cerámica negra mate y oro rojo, su caja de 44 mm de diámetro contiene un movimiento mecánico automático de manufactura calibre P.9100. Con función cronógrafo flyback y reserva de marcha de tres días, permite puesta a cero del segundero. Dispone de velocímetro en nudos mediante la escala taquimétrica y ajuste rápido de la hora. Respecto a su hermeticidad, los modelos en titanio y cerámica ofrecen una resistencia al agua hasta 100 metros. Mientras, el modelo en oro rojo es hermético hasta 50 metros.

Panerai Luminor Yachts Challenge, fondo modelo oro rojo

La esfera ofrece varias combinaciones en los Luminor Yachts Challenge. En las versiones de titanio y cerámica su color negro se combina con el blanco luminiscente de números arábigos e índices. Se suma a este diseño el azul de inscripciones, escala y agujas. Además su correa negra de caucho con el logotipo de la casa dispone de un cierre trapezoidal de titanio satinado que puede estar revestido de DLS. La versión en oro rojo dispone de esfera azul con acabado satiné soleil. Este acabado destaca junto al blanco de número, índices  y minutería, y el dorado en agujas, escala e inscripciones. Combina con correa de piel de cocodrilo azul pespunteada en beige y hebilla trapezoidal de oro rojo satinado. Completando el diseño del dial, dos subesferas. A las 9 horas el segundero pequeño, a las 3 el cronógrafo. Por otro lado, en el fondo se divisa el contorno de un velero. En los modelos de titanio y cerámica la imagen está grabada. Sin embargo, en la versión de oro parece casi flotar por encima del movimiento. Y así se reproduce en la ventana posterior de cristal de zafiro.