TUDOR lanza su nueva campaña #BornToDare con un embajador de lujo, David Beckham, cuya trayectoria personal y profesional armonizan a la perfección con los valores de la marca relojera fundada por Hans Wilsdorf.

La nueva campaña de TUDOR reivindica lo clásico, pero busca transgredir el statu quo; conserva lo mejor del pasado, los mejores métodos de relojería y el mejor diseño, pero desafía los límites de la innovación con investigación, creatividad y una tecnología de vanguardia. Fiel a su Manifiesto #BornToDare, apuesta por relojes hechos para aquellos osados que se atreven a retar a las condiciones más extremas en tierra, aire, hielo o mar.

TUDOR y David Beckham con Black Bay S&G

El polifacético David Beckham, gran amante de los relojes –luce un reloj de submarinismo en acero y oro de inspiración clásica, el Black Bay S&G–, soñaba siendo un niño, con ser jugador de fútbol. Hoy en día, es admirado no solo por su exitosa trayectoria profesional como futbolista sino por su actitud ante la vida. Ejemplo para generaciones de jóvenes, ostenta el cargo de embajador de Buena Voluntad UNICEF, dedicado a la protección infantil en todo el mundo y la lucha contra la malaria. Llegar tan lejos ha sido posible gracias a un espíritu incansable para atreverse con los retos, arriesgarse, afrontar sus miedos y superarse. Estos valores coinciden con la filosofía de TUDOR, marca a la que conoció a través de Rolex: “Me atrajo TUDOR por la atención en los detalles que pude ver en sus relojes. Fue entonces cuando conocí la historia de la marca. Una historia de aventura, submarinismo y expediciones. Quedé fascinado al momento”.

El Manifiesto #BornToDare recoge todos los valores que conforman la filosofía y el espíritu de la casa TUDOR.