Desde hace algún tiempo vengo siguiendo el gran trabajo que una joven marca de relojería independiente española está realizando y que ya se está viendo reflejado en el seguimiento que de ellos está realizando la prensa especializada internacional y los coleccionistas. Desgraciadamente en España no son muy conocidos pero desde la revista Relojes & Estilográficas apostamos porque esto cambie.

Hasta la fecha, Atelier de Chronométrie Barcelona ha presentado tres creaciones que me han llamado poderosamente la atención por su diseño, terminaciones y estética vintage. Están realizadas a mano siguiendo las antiguas técnicas relojeras y utilizando herramientas de la relojería clásica que ellos mismos han adquirido y, en algunos casos, han restaurado. Dedicación, tiempo y pasión en estado puro.

Atelier de Chronométrie AdC #1 detalles del dial

Atelier de Chronométrie nace hace unos 5 años de la mente de tres personas con experiencia en el sector relojero como son Santiago Martínez, responsable del diseño de los relojes y las ventas, Moebius Rassman, maestro relojero con más de 20 años de experiencia, especializado en restauración de relojes complicados, que es el responsable de la creación de los calibres y Montse Gimeno que se encarga de la comunicación y la administración.

Atelier de Chronométrie Santiago Martínez

Con una estética inspirada en la época gloriosa de la relojería, los años 30 y 40 del siglo pasado, sus relojes se caracterizan por la sencilla y minimalista forma de sus cajas que realzan la belleza de sus esferas.

Cada reloj está diseñado exclusivamente para un único cliente y no se permite su reproducción para otro, por lo tanto son piezas únicas, pudiendo elegir los materiales y tamaño de las cajas, esferas y una amplia gama de opciones para personalizar el movimiento.

Además, durante la creación de cada reloj su feliz propietario puede involucrarse en el proceso y compartir sus opiniones con el equipo. Una experiencia que no puede ofrecer casi ninguna marca. Es una de las cosas que diferencian a los relojeros independientes con muy cortas producciones.

AdC #1

Su primera creación se caracteriza por una caja minimalista que centra toda la atención en una esfera sectorizada en dos tonos que ofrece de forma fácil y precisa la medida del tiempo, con un segundero descentrado como en los antiguos cronómetros de competiciones de exactitud situado a las 6h en punto. Al igual que el resto de componentes del reloj, también pueden ser hechos a medida para cada cliente. Las agujas de acero azulado incrementan el atractivo del reloj.

Atelier de Chronométrie AdC #1 rose dial

En cuanto a las características técnicas del calibre, es un cronómetro certificado por el Observatorio de Besançon en Francia y se basa en el mítico Omega 30 milimetros (calibre 266), reinterpretándolo y personalizándolo cambiando su apariencia técnica y estética con más de 550 horas de trabajo.

La caja de 37,5 milímetros está disponible en oro amarillo, rosa o blanco, así como en sus combinaciones y, por supuesto en acero. El diámetro puede ser adaptado desde 35 mm hasta 38,5 mm, según el deseo del cliente. El fondo se ofrece con cristal de zafiro o con tapa a presión para mejorar la sonoridad de su movimiento que late a 18.000 alternancias/hora y que dispone de una reserva de marcha máxima de 38 horas.

Su precio es de 36.000 euros.

AdC #2

Su segunda creación es un reloj con horas, minutos y segundos centrales inspirado en los relojes de bolsillo del siglo XIX.

Atelier de Chronométrie AdC-#2

La caja de 40 mm está realizada en tres piezas con mezcla de oro rosa y blanco para acentuar la belleza de su preciosa y elegante esfera en laca negra brillante con números tipo Breguet y agujas, elaboradas a mano, en oro rosa. Su movimiento se basa en el robusto calibre Omega 283 utilizado en el Broad Arrow de los años 50 para la Royal Air Force y dispone de un volante experimental realizado totalmente en acero. Su frecuencia es de 18.000 alternancias/hora y ofrece una reserva de marcha máxima de unas 43 horas.

Como en el modelo #1 la personalización que se ofrece a sus clientes es máxima, incluidos los materiales de la caja, en diferentes colores de oro o en acero.

Su precio es de 41.000 euros.

AdC #3

Su última creación hasta la fecha y mi favorito. Una verdadera preciosidad de reloj que rinde tributo a los relojes “Art Deco” y que atrae, sin duda, las miradas de los verdaderos aficionados a la relojería.

Atelier de Chronométrie AdC #3

Su esfera está realizada en tres terminaciones y colores diferentes que atrapan la vista y facilitan tremendamente su lectura con los segundos descentrados a las 6h en punto. Las agujas, realizadas en oro rosa de tipo hoja están, como no podría ser de otra manera, realizadas a mano y para que destaque en el conjunto la de los segundo está elaborada en acero azulado. Un conjunto precioso y elegante.

Se ofrece en una caja de 37,5 mm, aunque puede ser adaptada desde 35 mm hasta 38,5 mm, según el deseo del cliente, y está realizada en oro rosa. También está disponible en oro amarillo, blanco, acero o la combinación de cualquiera de ellos.

El movimiento que alberga la caja es el mismo que en el AdC #1, el calibre 266 de Omega, elegido por su fiabilidad y estabilidad y modificado y decorado a mano por Atelier de Chronométrie. Este corazón late a 18.000 alternancias/hora, como sus hermanos, y tiene una reserva de marcha máxima de 38 horas.

Su precio es de 39.000 euros.

Atelier de Chronométrie Calibres

En todos los modelos las correas de cuero son realizadas a mano con pieles exclusivas y cuentan con cierre de hebilla a juego con el material de realización de la caja. También existe la opción de pulsera tipo “granos de arroz” elaborada totalmente en oro de 18 quilates con acabado pulido o satinado

El plazo de entrega suele estar entorno a 9 meses. Sus relojes tienen una garantía de 5 años y las revisiones periódicas son gratuitas y de por vida.

Debido a su filosofía y estrategia comercial su producción anual es de unos 5 ó 6 relojes al año por lo que es fácil imaginar el nivel de exclusividad de estas maravillas.

En resumen, artesanía relojera en su grado máximo, demostrando que en el siglo XXI aún se pueden realizar relojes como antaño. Unas obras de arte relojero realizadas con dedicación, buen gusto y muy fieles a la estética vintage del siglo pasado.

A destacar las terminaciones de sus cajas sencillas y elegantes, unidas a la belleza de sus esferas que destacarán si duda en las muñecas de sus propietarios.