Select Page

Categoría: Opinión

Nuevos tiempos

¿Tienen futuro las ferias suizas de relojería tal y como están planteadas en la actualidad? A tenor de los acontecimientos, “deserciones” y declaraciones que se están produciendo desde el verano por parte de los principales actores, parece haber un gran consenso al afirmar que como se desarrollan ahora no tienen mucho futuro. Algo tiene que cambiar, es evidente. Y tiene que hacerlo rápido.

Read More

¿Priorizar la tradición o cultivar la modernidad?

Un debate divide a los relojeros. Por un lado están los que prefieren mantener un saber-hacer clásico, y, por otro, los defensores de la modernidad y las nuevas tecnologías, incluso si eso significa ser infiel a algunas tradiciones relojeras 

Read More

La recuperación dinamiza la creatividad

Cada vez que la industria relojera suiza está en crisis y tiene grandes dificultades para exportar sus creaciones al mundo, la abrumadora mayoría de los creadores parecen dejar atrás su talento. Así, durante los periodos de ralentización, los relojes se vuelven más austeros, incluso tristes, como si los que los crean no se atrevieran a incluir elementos lúdicos en ellos.

Read More

Del huso horario al uso cotidiano

Un interesante debate recorre Europa: Mantener el cambio de hora de verano y de invierno o adoptar un solo horario, invariable sea cual sea la estación del año. Un debate que no es baladí si se considera que afecta a los hábitos cotidianos de los ciudadanos, que se rigen, como el resto de los seres vivos del planeta, por la luz solar.

Read More

Reforzar el “Swiss made”: una cuestión de credibilidad

Hoy la relojería suiza pasa por algunas dificultades. La coyuntura no es favorable, la bolsa juega al yo-yo y las monedas fuertes, fundamentalmente el franco suizo, sirven de refugio. Pero la revalorización del franco no es buena para los productos suizos que, de golpe, resultan más caros.

Read More
Loading
  • Actualidad
  • All
  • Coleccionismo

Greubel Forsey. La belleza de lo invisible

Greubel Forsey es “La Marca”, con mayúsculas, de la relojería independiente suiza. Probablemente casi desconocida para la mayoría, sus relojes han pasado de ser un objeto funcional a convertirse en una verdadera obra de arte. Y lo mejor de todo es que, además, lo más bello de sus creaciones no está a la vista de su afortunado propietario.

Publicidad

Edición Impresa

Ediciones Digitales