El Castillo de Chantilly y sus magníficos jardines volvieron a ser, por segundo año consecutivo, el escenario del concurso de Arte y Elegancia con el que Richard Mille celebra su pasión por los coches, la gastronomía, los caballos y el arte. Pasión, en definitiva, por el Art de Vivre “a la francesa”. R&E estuvo allí.

Richard Mille Chantilly 2

Por segundo año consecutivo, el Castillo de Chantilly y sus jardines son el marco elegido por Richard Mille para celebrar la segunda edición del Chantilly Arts & Elegance, que ha tenido lugar el primes fin de semana de septiembre. Un emplazamiento excepcional, muy cerca de París, que contó con una excelente acogida por parte de visitantes y coleccionistas y en el que el célebre relojero pone de manifiesto una vez más su pasión por el Art de Vivre “a la francesa”, como no podía ser de otro modo.

Siguiendo los pasos de la primera edición, se realizaron vistosos concursos de automóviles, así como una diversificada y siempre elegante oferta de ocio. Desde el principio los organizadores del Chantilly Arts & Elegance Richard Mille han querido diferenciarse del resto de concursos. Para ello, proponen un evento dirigido a los aficionados al motor que ven el automovilismo como una forma de vida. Celebrar el “Art de Vivre” francés con un día de campo es la propuesta perfecta. En el marco del Dominio de Chantilly se ofrece una variada oferta de actividades de entretenimiento dirigida a todo tipo de público. Visitar el castillo y su museo, disfrutar del arte culinario galo, contemplar las dotes ecuestres de Mario Luraschi, montar en globo o navegar por el Gran Canal son algunas de las ofertas de ocio del evento.

CONCOURS D’ETAT

El acontecimiento estrella de la jornada es el Concours d’Etat. Celebrado a las puertas del castillo, se le conoce como “El Coche Más Bello del Mundo” porque rinde homenaje a los automóviles históricos cuidados por sus propietarios con verdadero mimo y cariño. Estos tesoros sobre ruedas, atesorados de generación en generación, se clasifican por temas que se renuevan año tras año para mostrar una nueva selección de coches que rara vez se ve en público.

En 2014 el ganador fue el Delahaye 135M Cabriolet diseñado por Figoni y Falaschi en 1938 propiedad del coleccionista americano Peter Mullin. En 2015 se han cambiado las temáticas de las 10 categorías -Automobile Club de France Grand Prix Cars, Coches sin restaurar del periodo de entreguerras, homenaje a Bugatti, interiores iconoclastas, coches Formula 1 de 1966 a 1972 y otras- para garantizar un vistoso espectáculo.

CONCOURS D’ELEGANCE & GRAND PRIX DES CLUBS

Creado en Francia en los años 20, este concurso valoraba los últimos lanzamientos automovilísticos acompañados de elegantes mujeres vestidas con las últimas creaciones de las firmas de moda. Uno de los objetivos de este Chantilly Arts & Elegance Richard Mille es revivir esta época dorada del automovilismo.

El año pasado el vencedor fue el tándem entre Paco Rabane y un Alfa Romeo Disco Volante. El éxito de este primer evento se ha convertido en un reclamo para otras manufacturas y firmas de Alta Costura, que han querido participar en la edición de 2015.

El Grand Prix des Clubs reúne a los más prestigiosos club automovilísticos procedentes de diferentes países. Los clubs eligen entre ellos el coche ganador en el marco de un elegante picnic dispuesto en mesas magníficamente decoradas y colocadas para recibir al equipo ganador.

Una vez más el Chantilly Arts & Elegance Richard Mille ha sido un impresionante despliegue de estilo y glamour que no ha dejado indiferente a nadie.