Con su nuevo, controvertido y atractivo Pilot Travel Time, inspirado en los relojes de aviador que la manufactura hacía en los años 30, Patek Philippe rinde tributo a los pioneros de la aviación y reivindica su propia historia en este terreno.

Tras un año memorable, cargado de acontecimientos y novedades que han celebrado por todo lo alto el 175º aniversario de la reconocida manufactura ginebrina, Patek Philippe vuelve a la carga con nuevos relojes que no dejan indiferente a nadie. Nuevos relojes con los que, una vez más, gira la mirada a su rico patrimonio histórico y demuestra su gran saber hacer relojero y artístico. El polémico y controvertido, pero también atractivo Pilot Travel Time refencia 5524, que presentó en Basilea con gran expectación, es un buen ejemplo.

Lo cierto es que aunque a sus detractores les cueste reconocer en su estética y su diseño a un “auténtico” Patek Philippe, este Pilot Travel Time está inspirado en aquellos relojes de aviación que la propia marca realizaba en los años 30, concretamente en dos siderómetros o relojes “de ángulo horario”, que hoy forman parte de su historia y que pueden verse en su museo de Ginebra. Sus defensores, por el contrario, lo ven como un signo de los nuevos tiempos que marca la nueva generación al frente de la casa, un acercamiento a las tendencias actuales pero sin perder sus señas de identidad, como lo demuestra su evocación a aquellos guardatiempos de aviador. Sea como fuere, este modelo vuelve a hacer gala de todo el saber hacer, técnico y estético, de Patek Philippe. Y es que, aún en la era de la navegación por satélite, los relojes mecánicos siguen teniendo una función indiscutible tanto a bordo de un avión como en la muñeca de los grandes viajeros. Por eso, este nuevo Pilot va dotado de un mecanismo patentado Travel Time, que permite indicar simultáneamente la hora en dos husos horarios.

ESPECIALIDAD DE LA CASA

Sin duda una de las grandes especialidades de esta casa son los relojes con distintos husos horarios. Fue precisamente en los años 30 cuando la marca desarrolló, en colaboración con Louis Cottier, sus primeros “Hora Universal”. En 1959 conseguiría su primera patente para un mecanismo Travel Time, convertido desde entonces en un icono y mejorado en 1996, año en el que obtiene una segunda patente. “Cuando se hace avanzar o retroceder la aguja de la hora local por saltos de una hora por medio de uno de los dos pulsadores alojados en el canto, un sistema de aislamiento desconecta el mecanismo de los husos horarios del movimiento base. Como resultado estas manipulaciones no ejercen ninguna influencia ni en la amplitud del volante ni en la regularidad de sus oscilaciones, y el reloj conserva toda su precisión de marcha”, explican los relojeros de Patek Philippe.

Un sofisticado mecanismo que en el nuevo Pilot Travel Time se aloja en el calibre automático 324 C FUS, con segundero central, calendario con aguja y rotor central elaborado en oro de 21 quilates. Su volante Gyromax va acoplado a una espiral Spiromax de Silinvar (derivado del silicio), garantizando con sus extraordinarias cualidades un altísimo nivel de fiabilidad y una extrema precisión de marcha al lograr una tolerancia de -3/+2 segundos al día. El fondo transparente de cristal de zafiro permite contemplar los reflejos azul-violeta del espiral y la delicada belleza de los puentes achaflanados y del rotor de oro, todos ellos decorados con motivos Côtes de Genève.

Distinguido con el Sello Patek Philippe y adscrito a la colección Calatrava, con caja de oro blanco de 42 mm de diámetro, este nuevo reloj opta por una esfera azul lacada que recuerda a los av iones de caza americanos de los años 30, con grandes cifras arábigas de oro blanco en aplique y anchas agujas tipo “bastón” de acero con revestimiento luminiscente Super Luminova que aseguran una excelente legibilidad de la hora local, tanto de día como de noche. Al igual que todos los relojes Travel Time, la aguja de la hora de casa, con dibujo calado, se mantiene en un discreto segundo plano. Cuando la hora local y la de casa son idénticas, esta aguja queda incluso prácticamente oculta debajo de la aguja de la hora local. Los dos husos horarios disponen de una indicación día/noche (a las 9h para la hora local, a las 3h para la de casa).

El nuevo calendario con aguja a las 6h señala por primera vez las cifras de tres en tres, lo que acredita su manejabilidad.