Patek Philippe presenta el primer cronógrafo de su emblemática colección Aquanaut. Un atractivo reloj de acero y 42 mm de diámetro con un guiño de modernidad y color, que se ha convertido en objeto de deseo para los amantes de la buena relojería.

Aquanaut, inspirado en el Nautilus y lanzado al mercado en 1997, es el reloj que mejor encarna el espíritu sport chic por excelencia de Patek Philippe. Y es que, cuando lo presentaron en la Feria de Basilea de aquel año, el objetivo de la marca era conectar con una nueva clientela, más joven y activa que sus clientes habituales. Para ello necesitaba de un reloj de diseño más contemporáneo y, al mismo tiempo, más accesible. Es así como la original caja del Nautilus, construida en dos piezas y en forma de escotilla de barco, dio paso en el nuevo reloj a una caja octogonal redondeada, una construcción clásica de tres piezas (fondo de caja, canto y bisel). Y el brazalete de acero del Nautilus, que requiere un largo proceso de fabricación y acabado, dio paso a un brazalete, denominado “Tropical”, de material compuesto, más fácil de realizar y, por tanto, más accesible.

Con su estilo juvenil y moderno, Aquanaut se convirtió rápidamente en otro éxito de Patek Philippe. Y no sólo para los caballeros. En 2004 se presentó Aquanaut Luce, que con su bisel engastado con diamantes y el brazalete de colores, hizo las delicias de las mujeres también.

Patek-Aquanaut_reverso_5968A_001_DOS_orange

 

Aquanaut “Jumbo”

Unos años después se lanzaría, primero en acero y después también en oro rosa, con un mecanismo Travel Time, calibre 324 SC FUS, que de manera sencilla y clara indicaba un segundo huso horario. En 2017, para celebrar sus primeros 20 años, Patek Philippe creó un nuevo Aquanaut, esta vez en oro blanco y de gran tamaño -42,2 mm-, que rápidamente se conoció como el “jumbo” de la colección.

Ese mismo año, y coincidiendo con el aniversario del Patek Philippe Advanced Research, la marca presentó importantes innovaciones técnicas que se materializaron en un nuevo Aquanaut, la ref. 5650. Un sofisticado Travel Time con un nuevo mecanismo flexible de corrección de los husos horarios, visible gracias a una abertura a la altura de las 9h, que se realizó en rigurosa serie limitada de 500 ejemplares.

El primer cronógrafo

2018 ha visto nacer otro hito dentro de esta emblemática colección: el primer cronógrafo Aquanaut, una complicación muy en sintonía con su espíritu juvenil y dinámico. Es la referencia 5968A, animada por el calibre CH 28-520 C, un movimiento cronógrafo flyback de carga automática, que refleja perfectamente los valores de tradición e innovación que caracterizan a esta manufactura ginebrina, familiar e independiente.

La función flyback permite al usuario iniciar instantáneamente un cronometraje cuando la aguja trotadora está ya en marcha, presionando el pulsador situado a las 4h, sin tener que volver a cero. “El paso de la función cronógrafo a la indicación del segundo se efectúa de la misma manera, con posibilidad de sincronizar el segundo con una señal horaria o un stop segundos”, añaden los relojeros de la manufactura ginebrina.

Patek-Aquanaut_5968A_001_Black_AMB_fond

Diseño contemporáneo

Lo cierto es que este nuevo reloj llama la atención también por su estética, alejada de los convencionalismos, ya que integra en perfecta armonía el cronógrafo con el original diseño Aquanaut. Un detalle en este sentido es el contador de 60 minutos, que, situado a las 6h, adopta la forma octogonal, ligeramente redondeada, del bisel. Las indicaciones de color naranja (trotadora central de segundos, minutería tipo ferrocarril para la indicación de los cuartos de segundo en la zona periférica y escala del contador de 60 minutos) resaltan sobre el fondo negro de la esfera, dotada del característico relieve estructurado de la colección. La legibilidad está garantizada por las cifras árabes aplicadas de oro con revestimiento luminiscente y grandes agujas de tipo bastón, igualmente luminiscentes.

Y todo ello en una robusta caja de acero de 42,2 mm de diámetro y casi 12 mm de grosor, hermética hasta 120 metros de profundidad, en la que se alternan las superficies pulidas y satinadas. El reloj se entrega con dos brazaletes, uno negro y otro naranja, a juego con los elementos del mismo color que destacan sobre la esfera, y con cierre de hebilla desplegable con el nuevo sistema patentado para mayor seguridad a la hora de abrirlo y cerrarlo.

Como no podía ser de otra forma, el nuevo cronógrafo Aquanaut es merecedor del Sello Patek Philippe.

Precio: 40.040 euros.

Patek-_Aquanaut-detalle_5968A_001_DET-16547