Omega, especialista en utilizar como fuente de inspiración el mundo marino, presenta una nueva generación de relojes dentro de su colección Seamaster Planet Ocean, entre los que destacan los modelos Deep Black realizados en cerámica.

La manufactura suiza siempre ha estado fuertemente vinculada al mar, inspirándose en pioneros como William Beebe, Jacques Cousteau o Jacques Mayol que llevaron en la muñeca un reloj Omega de inmersión, para crear la colección Seamaster Planet Ocean. En estos días presenta la nueva generación Planet Ocean, 38 nuevos modelos realizados con los materiales más innovadores, entre los que destaca la colección Deep Black, realizada íntegramente en cerámica.

Los cuatro modelos Deep Black con calibre Omega Master Chronometer 8906 y certificado COSC, son resistentes a campos magnéticos hasta de 15.000 gauss. Cada reloj ha superado las 8 pruebas establecidas por el Swiss Federal Institute of Metrology.

Disponibles en una versión GMT y otra de inmersión, y con acabados en rojo, azul, negro y oro Sedna, el gran desafío técnico fue lograr un reloj de inmersión hecho enteramente de cerámica y capaz de soportar la presión del océano a una profundidad de 600 m/2000 ft/ 60 bar.

Las piezas destacan por su caja de 45,5 mm de diámetro realizada en un solo bloque cerámico. Este mismo material se utiliza en los biseles unidireccionales y en las esferas. En los modelos GMT, en la esfera se ha fijado un nuevo aro GMT, mientras que en los de inmersión, la escala sobre el bisel cerámico es de Liquidmetal o de Omega Ceragold. El diseño alveolar del fondo luce un elegante motivo de onda. Los índices y agujas son de oro blanco o de oro Sedna de 18k y están revestidos de SuperLuminova blanco.

Las pulseras son de caucho negro con apariencia de tejido y un pespunte de contraste. Han sido tratadas con un revestimiento antibacteriano. En el modelo en oro Sedna, es de piel impermeable. Los cierres desplegables son de titanio ceramizado y la cubierta de cerámica con dos tipos de acabados.