Montblanc presenta su primer smartwatch en colaboración con Google, introduciendo códigos de la alta relojería en el mundo de los relojes conectados y marcando una nueva era en wearables dentro del universo del lujo masculino.

El primer smartwatch de la casa, Montblanc Summit, conforma una simbiosis perfecta de la alta relojería con el último sistema operativo de Google para smartwatches, Android Wear 2.0, y uno de los más avanzados procesadores wearables en este mercado, el Qualcomm Snapdragon Wear 2100. A fin de aportarle un aire vintage, la emblemática colección 1858 ha sido el punto de partida tanto para el diseño de su caja de 46 mm de diámetro como para sus esferas.

Entre sus principales signos de diferenciación, Montblanc Summit presenta una pantalla AMOLED de alto contraste y 1.39” de gran tamaño, cubierta por cristal de zafiro curvado, lo que representa una auténtica novedad en el mundo de los smartwatches. Asimismo mantiene un nivel de impermeabilidad de IP68, y dispone de un micrófono para comandos de voz y numerosos sensores (monitor de ritmo cardíaco integrado junto con Runtastic, la aplicación líder de seguimiento de actividades; giroscopio y brújula para medir la orientación del reloj; barómetro que puede indicar la altitud y un sensor de luz ambiental que adapta automáticamente el brillo de la pantalla, según las condiciones de iluminación).

Montblanc Collection Summit Smartwatch

 

Dentro de sus aplicaciones preinstaladas, hay que destacar que permite enviar recordatorios sobre citas y mostrar mensajes o llamadas telefónicas entrantes; además la aplicación Google Play Music permite sincronizar música en su memoria interna de forma que la música se reproduce directamente en los auriculares Bluetooth durante el ejercicio, sin necesidad de llevar el teléfono durante la carrera; y con el micrófono del reloj, los usuarios pueden pedir a su asistente de Google que busque todo tipo de información, direcciones o traducciones, y ayuda para realizar tareas como configurar recordatorios o dictar correos electrónicos.

Gracias a una serie de funciones manos libres, por ejemplo, los códigos de barras de la tarjeta de embarque del avión pueden ser escaneados directamente desde la pantalla; la colaboración con Uber ofrece un rápido acceso a los coches; o una aplicación precargada Foursquare City Guide presenta una función de búsqueda única para descubrir los mejores restaurantes y experiencias en cualquier ciudad.

La caja se presenta en acero recubierto de PVD negro, acero bicolor y bisel de acero recubierto de PVD negro, acero con acabado satinado y titanio grado 5 también con acabado satinado. Cada reloj está equipado con un pulsador bajo el diseño de la icónica corona de la colección 1858.

Las clásicas esferas del reloj presentan complicaciones como un Automátic Date, Pequeño Segundero o Cronógrafo. El pequeño segundero y el cronógrafo se pueden combinar con un amplio abanico de complicaciones digitales. Para los que prefieran un aire más deportivo, también existe una esfera del reloj TimeWalker Urban Speed con complicación Automatic Date o Cronógrafo.

PVP: Desde 865 € hasta 1.035 €. A partir de 15.000 €, los clientes tienen la posibilidad de diseñar su propia esfera personalizada, trabajando mano a mano con el director creativo de Montblanc.