Patek Philippe, Greubel Forsey, Jaeger-LeCoultre, Audemars Piguet, Breguet, Omega, Vacheron Constantin, A. Lange & Söhne, MB&F, Rolex

A pesar de los muchos retos e incertidumbres que amenazan a la industria de la relojería, el año que acaba de terminar no ha sido malo en líneas generales. Un año que nos ha dejado bonitos e interesantes relojes. De entre ellos, hemos hecho una selección de los mejores 20 relojes que más nos han gustado. Una selección que os presentamos en dos artículos de 10 relojes cada uno. Este es el primero, pero si quieres ver el siguiente con la selección de los restantes 10 relojes pincha aquí.

Seguro que más de uno aparece también en vuestras listas de relojes favoritos. El orden en ningún momento es porque me gusten unos más que otros. Tengo mis preferencias, pero me gustaría tenerlos todos…

GREUBEL FORSEY GRANDE SONNERIE

Quizá la marca de alta relojería con las mejores terminaciones del mercado es la formada por el suizo Robert Greubel y el inglés Stephen Forsey. En el SIHH 2018 presentaron la que probablemente sea su creación más complicada, y ya tienen muchas en su colección, el Grande Sonnerie.

Su última creación les ha llevado más de 11 años de investigación y desarrollo, de los cuales tres se han dedicado únicamente a pruebas de uso. Hace años, cuando los dos genios decidieron unirse, establecieron cuales deberían ser las mejoras que deberían aplicarse a un reloj de este nivel de complicación para establecer los nuevos requisitos de esta obra suprema de la ingeniería de los años dorados de la relojería en el siglo XXI.

Así, este modelo debería tener una acústica mejorada y potente, una gran facilidad de uso y ser confortable, a lo que debería añadirse una reserva de marcha de al menos 20 horas en la función de Gran Sonería. El movimiento debería albergar además un tourbillon de 24 segundos siempre respetando el tamaño característico de los relojes de la marca y, por último, ser resistente al agua.

Las complicaciones más importantes como el tourbillon, la sonería, la reserva de marcha o sus indicadores se han incorporado al movimiento teniendo siempre en mente el mayor equilibrio arquitectónico posible ya que no ha sido fácil incorporar dentro de una caja de 43,5 milímetros de titanio los 935 componentes que forman parte del movimiento. En este caso la caja se ha decidido hacerla de titanio, algo que no suele ser habitual en relojes de este nivel, debido a que mejora la sonoridad del mecanismo.

La sonería es una de las más destacadas complicaciones de la alta relojería y, de todas ellas, la Grande Sonnerie es la más difícil de crear y perfeccionar. Con este modelo Greubel Forsey nos ofrece nada menos que Grande Sonnerie, Petite Sonnerie y una Repetición de Minutos, además de un modo silencio. (Gran Sonería anuncia las horas y los cuartos al pasar, Pequeña Sonería sólo anuncia las horas y funciona también como repetición de minutos, que anuncia la hora a voluntad de su propietario).

Para mejorar la reserva de marcha de la sonería Greubel Forsey aporta una nueva solución adicional: su barrilete se carga de manera automática con un rotor descentrado, mientras que el resto del calibre, con 72 horas de reserva, se carga de manera manual. De ahí que el indicador de reserva de marcha de la sonería sea una parte relevante del reloj.

El calibre presenta además hasta 11 elementos de seguridad para evitar conflictos que podrían generar problemas en el mecanismo, como un cambio de hora mientras está activado el mecanismo de sonería.

En su esfera de color negro podemos apreciar horas y minutos centrales, segundos con indicación retrógrada doble, indicadores de reserva de marcha del movimiento a la 6h y de la sonería a las 2h, los martillos de la gran sonería, el gran tourbillon entre las 7h y las 8h y por último el indicador de Gran Sonería, Pequeña Sonería y Silencio a la altura de las 3h.

Entre 5 y 8 piezas de este complicadísimo y exclusivo reloj serán realizadas por la manufactura al año.

Precio: En torno al millón de euros.

Greubel Forsey Grande Sonnerie 1684

PATEK PHILIPPE NAUTILUS 5740/1G

La línea más comercial en la actualidad, junto con la Aquanaut, de la gran marca ginebrina, Nautilus, ha incorporado este año una nueva complicación a su colección. Se trata en este caso de algo que dominan a la perfección los maestros artesanos de Patek Philippe, el calendario perpetuo.

Este icónico modelo de los años 70, creado por el genial e inolvidable Gerald Genta, vive casi en una eterna juventud, ya que es una de las piezas más buscadas por coleccionistas y aficionados de la alta relojería. La lista de espera es interminable y se comenta que llega a 7 años de espera.

En 2018 acaba de incorporar una gran complicación, el calendario perpetuo, y además con el movimiento más plano de la manufactura en su reloj más deportivo, junto con el citado Aquanaut.

Se presenta con la reconocible caja que diseñó Genta con la mente puesta en los ojos de buey de los transatlánticos y su bisel octogonal con superficies con satinado vertical y bordes pulidos. Su tamaño es de 40 milímetros y está realizada en oro blanco, con fondo de cristal de zafiro y hermética hasta 60 metros. Si este modelo lo llegan a hacer en acero, en algún momento, creo que será aún mucho más ansiado por los coleccionistas.

Su movimiento es el Calibre 240 Q de carga automática que ofrece horas, minutos centrales con calendario perpetuo con día, mes, año bisiesto, indicación de 24 horas por aguja y fase lunar.

La esfera presenta el típico relieve horizontal grabado de los modelos Nautilus, con el motivo “soleil” de color azul que en 2016 caracterizaba a los modelos del 40º aniversario de la colección. La legibilidad tanto de día como de noche se ve reforzada gracias a las grandes agujas de horas y minutos así como a los índices aplicados de oro blanco con revestimiento luminiscente.

Presenta tres esferas auxiliares del calendario perpetuo con indicaciones por agujas, día e indicación 24 horas a las 9h, mes y ciclo de los años bisiestos a las 3h, fecha y ventanilla de las fases lunares a las 6h. La subesfera del día del mes está ligeramente sobredimensionada respecto de las otras dos para dar más armonía al conjunto. La indicación de las fases de luna dispone de un mecanismo que sólo se desvía un día en 122 años respecto del verdadero ciclo lunar.

El brazalete integrado de oro blanco imita los acabados de la caja y el bisel, con superficies pulidas en la parte superior y satinadas en los lados. Para incrementar su confort, Patek Philippe lo ha equipado con un cierre desplegable novedoso y patentado con cuatro puntos de anclaje independientes que ofrece una óptima seguridad de apertura y cierre. Este sistema evita sobre todo que se pueda abrir accidentalmente una de las dos partes del mismo.

En resumen, un nuevo y atractivo modelo dentro de esta histórica y codiciada colección de Patek Philippe, que será imposible adquirir ya que es una pieza de caza mayor para los coleccionistas.

Precio: 108.930 euros.

Patek Philippe Nautilus 5740 1G

JAEGER-LECOULTRE POLARIS MEMOVOX

En 2018 la “Grande Maison” ha presentado su nueva colección Polaris cuyo nombre proviene de un misil de la armada norteamericana de los años 60, y que era la representación de la fuerza militar de Occidente en la época de la guerra fría.

El modelo original se presentó en 1965, y entre ese año y 1970 se produjeron tan solo 1.714 piezas, por lo que se ha convertido en un modelo muy buscado por coleccionistas y aficionados. Era un reloj de buceo que ofrecía una complicación, Memovox, consistente en una alarma mecánica apreciable en el disco interior de su esfera. Fue el primer reloj capaz de conjuntar un sistema de sonería con un reloj de buceo.

La estrella de esta colección es el nuevo Polaris Memovox inspirado en el modelo de 1968. La esencia de este modelo histórico se deja sentir en las coronas descentradas, los marcadores de hora con Super-Luminova beige y el cristal en forma de cúpula para una mejor legibilidad, además de la función de alarma.

Se presenta en una caja de acero de 42 mm, como el modelo de los años 60 y que es hermética hasta 200 m. Dispone de un bisel giratorio mediante la corona situada a las 3h. La corona situada a las 2h es para el armado y el ajuste de la alarma y la fijación del día del mes, y la que se encuentra a las 4h es para la puesta en hora y el armado del calibre.

En la parte trasera de la caja aparece la imagen de una escafandra de buzo grabada junto con la indicación del 50 aniversario y el número de la edición limitada a 1.000 piezas.

Su movimiento es el calibre manufactura automático 956 que indica horas, minutos y segundos centrales, día del mes a las 3h y función de despertador. La función de alarma está indicada por un pequeño triángulo en un disco giratorio situado en el centro de la esfera. Las manecillas grandes, tipo bastón, recubiertas también de Super-Luminova tipo “vintage”, sobre la elegante esfera negra, facilitan una lectura perfecta en condiciones de poca visibilidad, sobre todo bajo el agua. Se presenta con una correa de caucho negra.

El Polaris Memovox previsiblemente se convertirá, como anteriores ediciones, en un modelo muy buscado por aficionados y coleccionistas.

Precio: 13.000 euros.

Jaeger-LeCoultre Polaris Memovox

AUDEMARS PIGUET ROYAL OAK CONCEPT TOURBILLON VOLANTE GMT

Siempre he estado enamorado de los modelos “Concept” de Audemars Piguet, cuyo primer modelo se presentó en 2002, y en este caso no podía ser diferente. El nuevo Concept Tourbillon Volante GMT es espectacular.

Se presenta con el nuevo mecanismo Calibre 2954, que sustituye al 2930, que late a 21.600 alternancias/hora y ofrece una enorme reserva de marcha de 10 días gracias a sus dos barriletes.

Su generosa caja de 44 mm, hermética hasta 100 metros, está realizada en titanio arenado con microesferas, cristal de zafiro con tratamiento antirreflejos en ambos lados, bisel, corona atornillada y pulsadores de cerámica negra y protectores de los pulsadores de titanio también arenado.

Su preciosa esfera de titanio negro está completamente esqueletada y muestra horas y minutos centrales con grandes agujas de oro blanco con tratamiento luminiscente, segundo huso horario a las 3h, indicador de la posición de la corona a las 6h y tourbillon volante a las 9h. La posición de la corona la indica una estrella de tres puntas que va girando para indicar H (Hours, Puesta en hora), R (Remontoir, cuerda), N (Neutral).

La pulsera es de caucho negro acanalado con hebilla desplegable AP de titanio arenado con microesferas. Además se entrega con una segunda pulsera de piel de aligátor negra.

Precio: 170.000 euros.

Audemars Piguet Royal Oak Concept Tourbillon Volante GMT

BREGUET REINE DE NAPLES 8908

El Reina de Nápoles es uno de los relojes de señora más bonitos del mercado en la actualidad, con su característica forma de huevo. Se presentó por primera vez en 2002 y en este año podemos disfrutar de esta nueva versión en oro rosa.

Caroline Murat, nacida Caroline Bonaparte, era la hermana pequeña de Napoleón I y fue Reina de Nápoles durante el reinado de su marido Joachim Murat, uno de los generales de su famoso hermano.

Esta variación de 2018 se presenta con caja de 36,5 mm, hermética hasta 30 metros. En su bisel y el realce de la parte exterior de la esfera se presentan 128 diamantes engastados que suman unos 0,77 quilates y un cabujón de rubí en la corona.

Se anima gracias a un mecanismo automático, Calibre 537 DRL1, que late a 21.600 alternancias/hora y ofrece una reserva de marcha máxima de unas 40 horas. Indica horas, minutos, pequeño segundero, reserva de marcha y fase lunar.

La esfera realizada en oro con baño de plata y madre perla de Tahití con horas y minutos centrales, pequeño segundero entre las 6h y las 7h e indicador de reserva de marcha y fase lunar a las 12h. Números romanos y agujas Breguet en acero azul. Si uno se fija bien entre las 11h y la 1h se puede observar grabada la firma de Breguet, un elemento para evitar las falsificaciones que vienen utilizando desde 1795.

Precio: 35.200 euros con correa de satén negro y 60.600 euros con brazalete de oro rosa.

Breguet Reine de Naples 8908

OMEGA SPEEDMASTER DARK SIDE OF THE MOON APOLLO 8

Probablemente el Speedmaster Professional sea el reloj más famoso de toda la colección de Omega y uno de los más recordados de la relojería por haber sido el primer reloj que estuvo en la Luna en la misión del Apollo XI en 1969. Es el modelo que se ha producido durante más años por Omega y ya lo llevaron los astronautas de la misión Geminis 4 en el año 1965.

El Speedmaster, presentado en 1957, no fue ideado como un reloj para misiones espaciales sino como un cronógrafo deportivo diseñado especialmente para medir tiempos en carreras. Su primer modelo llevaba el movimiento Calibre 321 desarrollado por Albert Piguet de Lemania en 1946.

Apollo 8 fue la segunda misión tripulada del Programa Espacial Apolo de los Estados Unidos. La misión se inició el 21 de diciembre de 1968 y fue la primera misión tripulada en salir de órbita terrestre, llegar y orbitar la Luna y finalmente regresar a la Tierra. La tripulación estaba formada por el Comandante Frank Borman, el piloto del módulo de comando James Lovell, y piloto del módulo lunar William Anders. Se convirtieron en los primeros humanos en salir de la órbita terrestre, los primeros en ver la Tierra completa, en observar el lado oculto de la Luna y los primeros en disfrutar del amanecer de la Tierra desde la Luna.

El Apolo 8 tardó 3 días en llegar a la Luna. Orbitó diez veces a lo largo de 20 horas. Durante este tiempo la tripulación realizó una transmisión televisada de Nochebuena, siendo la retransmisión más vista de la historia hasta entonces. La tripulación regresó a la Tierra el 27 de diciembre de 1968, amerizando en la parte norte del Océano Pacífico. Fueron nombrados ‘Hombres del año’ en 1968 por la revista Time magazine.

50 años después de esta recordada misión, Omega ha producido este modelo en homenaje a la misma. En la pasada Feria de Basilea se presentó este nuevo modelo que hay que reconocer que es muy bonito en especial por el nuevo tratamiento que se ha dado al movimiento por ambas caras y a su esfera.

Se presenta en una generosa caja de 44,25 mm realizada en cerámica negra, estanca hasta 50 m. En el bisel podemos observar que la palabra taquímetro está realzada en color amarillo que hace juego con varios detalles de la esfera, las agujas del cronógrafo y de las subesferas del mismo.

En el aro que circunda el fondo transparente de la caja, figura la frase “We´ll see you on the other side” –”Os veremos en la otra cara”–, las últimas palabras de Jim Lovell al control en Tierra, justo antes de que el Apolo 8 comenzara a orbitar alrededor de la cara oculta de la Luna y desaparecer de los controles de Tierra.

Su movimiento de carga manual es el Calibre 1869 siendo una versión decorada del famoso calibre 1861, que fue el que estuvo en la Luna, mediante un tratamiento de corte por láser, para producir una imagen realista de la superficie lunar. Late a 21.600 alternancias/hora y ofrece una reserva de marcha máxima de 48 horas.

Indica horas y minutos centrales con la tratadora del cronógrafo. Tiene tres subesferas, pequeño segundero a las 9h, contador de 30 minutos a las 3h y de horas a las 6h. La esfera, de color negro, muestra un paisaje lleno de cráteres que representa nuestra visión de la superficie lunar desde la Tierra. Por el contrario, la parte trasera del movimiento que se observa desde el fondo de la caja profundiza en la cara oscura de la luna, aquella que solo los astronautas han logrado ver.

Se presenta con una pulsera de piel perforada que contiene una lámina de caucho amarillo en su parte central interna. Este diseño único del Speedmaster se mantiene fiel al espíritu pionero del Apolo 8. Es una edición especial, que no limitada.

Precio: 8.900 euros.

Omega Speedmaster Dark Side of the Moon Apollo 8

VACHERON CONSTANTIN FIFTYSIX CALENDARIO COMPLETO ACERO

La nueva colección de la marca de la Cruz de Malta rinde homenaje a un nombre, la referencia 6073 y una fecha que evocan una pieza emblemática de la marca de 1956. Esta colección, elegante, moderna, informal y de estilo cosmopolita, expresa su personalidad a través del contraste entre el clasicismo de la esfera y la audacia de la caja que se inspira en el emblema de la manufactura, que también puede observarse en la masa oscilante calada de oro rosa.

Se presenta en una caja redonda de 40 mm realizada en acero con fondo de cristal de zafiro y que es hermética hasta 30 m. Su corazón es el calibre automático manufactura 2460QCL/1 que late a 28.800 alternancias/hora y que ofrece una reserva de marcha máxima aproximada de 40 horas. Dispone de la certificación de calidad Poinçon de Genève.

En su preciosa esfera de color gris plata en varios tonos podemos ver horas, minutos y segundos centrales, una tercera aguja azulada tipo flecha para indicar el día del mes en el anillo exterior y las ventanas para el día de la semana y el mes situados a las 12h y la fase lunar a las 6h. Se presenta con una correa de aligátor gris oscuro con cierre de hebilla desplegable en acero y con un lápiz corrector para los pulsadores del calendario.

Un reloj con un diseño muy bonito que tiene un estilo elegante, pero que puede usarse en cualquier ocasión. Ha sido un acierto realizar esta versión con caja de acero y una complicación como el calendario completo, que además permite que su precio sea más ajustado.

Precio: 22.800 euros.

Vacheron Constantin Fiftysix Calendario Completo Acero

A. LANGE & SÖHNE TRIPLE SPLIT

Una nueva gran creación de los maestros relojeros de la manufactura ubicada en Glashütte. El ratrapante es una de las consideradas grandes complicaciones junto con la sonería/repetición de minutos y el calendario perpetuo. Lange vuelve a demostrar que Suiza no es la única fuente de la alta relojería.

El Triple Split es el primer cronógrafo mecánico con aguja ratrapante del mundo capaz de comparar tiempos cronometrados durante horas. Por cada aguja de ratrapante adicional de los totalizadores de minutos y de horas se pueden parar tiempos intermedios y de referencia hasta una duración de 12 horas.

Este nuevo modelo bate el récord que ostentaba el modelo Double Split de la firma sajona, que permitía comparar dos tiempos de un máximo de 30 minutos.

Con un totalizador exacto de los minutos saltantes ratrapante y un totalizador continuo de horas ratrapante, el Triple Split multiplica por 24 el rango de medición de la función de ratrapante, aumentando las posibilidades de aplicación ya que, por ejemplo, se pueden comparar los tiempos de dos monoplazas de Fórmula 1, de una etapa del Tour de Francia o de una maratón. Pero también se pueden registrar los tiempos de dos acontecimientos sucesivos, como por ejemplo la duración del vuelo de ida y el de vuelta en un trayecto de larga distancia o añadir tiempos de acontecimientos de varias horas, como los tiempos de cada una de las disciplinas de un Ironman. A su vez, durante el cronometraje de tiempos adicionales se pueden tomar a voluntad muchos tiempos intermedios.

Dispone del nuevo movimiento calibre manufactura L132.1 de cuerda manual que late a 21.600 alternancias/hora y que ofrece una reserva de marcha máxima de 55 horas.

Su caja realizada en oro blanco es de 43,2 mm con la trasera de cristal de zafiro para poder observar la arquitectura del maravilloso movimiento. Los pulsadores están situados alas 2h y a las 4h para el arranque y parada del cronógrafo respectivamente, y entre las 9h y las 10h está el pulsador del rattrapante. Un generoso tamaño necesario para albergar el citado mecanismo. La esfera está realizada en un precioso gris oscuro con las subesferas en plata y en la que se observa claramente la abundante información que ofrece este reloj.

Se presenta con una correa realizada en aligátor negra y con cierre desplegable en oro blanco. Es una edición limitada a 100 piezas.

Precio: 140.000 euros.

A Lange Sohne Triople Split

 

ROLEX GMT-MASTER II

Uno de los modelos más queridos por los coleccionistas y amante de la marca de la corona, el GMT-Master II, conocido como Pepsi por los colores de su bisel, está de vuelta entre nosotros y es de nuevo un objeto de deseo entre los amantes de la relojería.

Ya hay listas de espera y los precios en el mercado gris suben como la espuma. Rolex tiene una acertada política comercial y lo ha vuelto a hacer. Los aficionados intentan conseguir uno de estos modelos como sea. Esperemos que no se les vaya de las manos.

El Rolex GMT-Master fue diseñado originalmente para un uso profesional como instrumento de ayuda para los pilotos de líneas aéreas. Sin embargo, su combinación de funciones y su acertada estética atrajo inmediatamente la atención de un público más amplio, convirtiéndose en un modelo icónico de la marca.

En 2018, por primera vez, este modelo con bisel con disco Cerachrom graduado en cerámica roja y azul, se produce en un modelo de acero con brazalete Jubilé. La caja es de 40 mm realizada en acero Oystersteel con fondo de acero roscado. Presenta la conocida corona roscada con sistema de triple hermeticidad “Triplock” y bisel giratorio bidireccional graduado con 24 horas y realizado en cerámica con números y graduaciones grabadas.

Dispone del nuevo movimiento, fabricado en níquel-fósforo, calibre 3285, automático, que ha sido objeto de 10 patentes para ofrecer mejoras en materia de precisión, autonomía, resistencia a los golpes y a los campos magnéticos, comodidad de uso y fiabilidad. Ofrece una reserva de marcha de 70 horas. Indica horas, minutos y segundero centrales y dispone de un indicador con una aguja roja para del segundo huso horario.

La esfera es negra con los índices realizados en oro blanco y con Chromalight azulada de larga duración para garantizar su visibilidad en ambientes de baja visibilidad al igual que las agujas.

Se presenta con una combinación desconocida en cuanto a su brazalete, que en este modelo a diferencia de los anteriores es el conocido Jubilé de cinco eslabones, realizado también en acero Oystersteel con cierre de seguridad Oysterlock con el sistema de extensión Easylink de 5 mm.

En resumen, un reloj muy bonito y deportivo que vuelve a recuperar el famoso Pepsi a la colección de Rolex y que desde que se anunció es un “best-seller” de la marca. Para mi gusto, un solo inconveniente: no me gusta la combinación de una caja deportiva con el brazalete Jubilé que me parece clásico y más indicado para un modelo clásico. Me gustaría mucho más con el brazalete Oyster como otros modelos de esta colección denominada “Relojes Profesionales”.

Precio: 8.550 euros.

Rolex_Pepsi

 

MB&F HOROLOGICAL MACHINE 9

El Horological Machine 9, creado por Max Büsser y sus amigos, está basado en los diseños de la aeronáutica y el automovilismo de finales de la década de los años 40 y de los 50 del siglo pasado. Es conocido que Büsser, siempre ha sido un gran aficionado a los coches, la aviación y la ciencia ficción.

En 2018 presentó esta nueva creación que “celebra aquellos tiempos antes de que los túneles del viento o los programas de diseño industrial por ordenador impusieran su lógica y redujeran la creatividad de los diseñadores”. A mi sinceramente me recuerda en su diseño a las naves de Star Trek, Galactica o incluso de las primeras películas de la Guerra de las Galaxias.

La Horological Machine Nº 9 «Flow» es audaz por su diseño, no sólo debido a su forma poco convencional, sino también por los ángulos que presenta. Para fabricar esa caja completa con esas marcadas curvas y sus agudos ángulos fue necesario adoptar nuevas técnicas y estándares en esa joven manufactura suiza.

Presenta una caja de titanio con las extrañas formas que suelen tener las creaciones de Max Büsser y que recuerdan a un avión a reacción, de generoso y asimétrico tamaño de 57X47X23 milímetros, con acabados que alternan el pulido y el satinado. Está formada por 43 piezas repartidas en una especie de tres cuerpos y es hermética hasta 30 metros.

En esa caja se encierra un movimiento manufactura de cuerda manual igualmente complejo con dos volantes gemelos independientes que laten a 18.000 alternancias/hora situados uno a cada lado del reloj y visibles bajo dos cúpulas alargadas de zafiro de cristal. Una tercera cúpula de cristal de zafiro está presente en el cuerpo central que revela un diferencial planetario que obtiene el promedio de la potencia de ambos volantes para ofrecer una lectura estable del tiempo. Sería una especie de caja de cambios del motor del HM9. Este mecanismo ofrece 45 horas de reserva de marcha máxima. El primero en utilizar este tipo de mecanismo no fue otro que el genial Philippe Dufour en su Duality.

Colocada de forma perpendicular tanto a la caja como al movimiento se encuentra la esfera que indica únicamente horas y minutos centrales. La corona para el remonte del movimiento y el ajuste horario se sitúa en la parte trasera del cuerpo central de la caja y sus acanaladuras profundas ofrecen un agarre ergonómico, así como una coherencia estética con el diseño general.

Existen dos ediciones de lanzamiento de la Horological Machine Nº 9 «Flow» de las que se han hecho 33 piezas de cada una. La Edición “Road”, con movimiento de oro rosa y esfera de tipo velocímetro de coche en color gris plata con agujas y números tipo “Art-Deco” y la Edición “Air”, con movimiento oscurecido y esfera de estilo aviación en color gris oscuro y agujas tipo espada.

Se comercializa con correa marrón de piel de becerro cosida a mano con hebilla desplegable de titanio diseñada a medida.

En resumen, un reloj con un diseño rompedor, agresivo y con un tamaño enorme, sobretodo en altura, y que es prácticamente imposible de llevar con el puño de la camisa cerrado. Un mecanismo innovador y con una distribución, dentro de la caja, sorprendente. Como todo lo que crea Max Büsser y sus amigos no es un reloj en sí, sino una obra de arte más para exhibir en un museo que para llevarlo en la muñeca.

Precio: 168.000 francos suizos más IVA (en torno a 186.000 euros), en ambas versiones.

MB&F_HM9_Road-Edition