Cuando el año está a punto de acabar, es un buen momento para repasar cómo ha sido en lo que a relojería se refiere. Y lo cierto es que, a pesar de las incertidumbres, no ha sido malo. Pero es también un buen momento para volver la vista atrás y recordar algunos de los relojes que más nos han gustado. Una larga lista que iremos desgranando a continuación.

A punto de terminar, 2017 no ha sido un mal año para el sector de la relojería. Las exportaciones han crecido en torno al 4 por ciento respecto al año anterior. La mayor parte del crecimiento del mercado se debe a los relojes con precios por encima de los 3.000 francos suizos, sin embargo aquellos con precios en torno a 200 francos siguen bajando sus ventas. El mercado que más crece es el europeo, con Alemania y Reino Unido a la cabeza. Por lo que respecta al mercado español, crece también en torno al 4 por ciento pero se mantiene la caída respecto a 2015. Los mercados que más crecen son China, Grecia, Holanda y Portugal.

El sector de la relojería de lujo presenta grandes incertidumbres y amenazas a futuro, como las ventas on-line, el mercado de segunda mano o la poca flexibilidad de los grandes grupos empresariales que gestionan las marcas como empresas financieras evitando al máximo el riesgo y, por lo tanto, perjudicando la creatividad.

El comprador ahora dispone de mucha más información y hace uso de ella y en muchos sentidos se encuentra confundido sobre dónde y a qué precio adquirir un reloj. Todo el mundo sabe que en este sector hay grandes márgenes y por lo tanto los descuentos suelen ser habituales. Los compradores no se fían de los precios de venta y tienen paciencia. Si no es una pieza muy especial, en el plazo de un año la pueden encontrar en el mercado de segunda mano con descuentos que van del 10 al 40 por ciento. Esto hace que se pierda el concepto de exclusividad y de valor de marca.

Todas quieren crecer pero el crecimiento, en un sector tan maduro, puede significar una caída de resultados para las marcas, ya que son necesarios mayores inventarios, tiendas y en el fondo, grandes inversiones en un sector con una demanda bastante estancada.

Otro de los grandes retos que deben afrontar las marcas es su manera de aproximarse a los nuevos consumidores que no aprecian el reloj como un elemento exclusivo y diferenciador.

Y, además surge ahora el concepto que induce a error como es el “lujo asequible”. Un concepto antagónico con la exclusividad y el lujo que son valores muy apreciados por los consumidores de Alta Relojería. Servirá como herramienta de marketing pero no creo que a la larga se fidelicen clientes.

Quizá las marcas que no pertenecen a grandes grupos o los relojeros independientes, que no han de dar cuenta a grandes accionistas, tienen más libertad y pueden aplicar otros criterios más creativos a sus estrategias.

Con todos estos retos e incertidumbres amenazando al sector, veremos cómo es capaz el mercado de evolucionar a futuro.

Pero vayamos a algo mucho más agradable como son nuestros amados relojes y, antes de acabar el año, hagamos una recopilación de algunos de los que más nos han llamado la atención este año que ahora toca a su fin. El orden en ningún momento es porque unos nos gusten más que otros, aunque tenemos nuestras preferencias y nos gustaría tenerlos todos.

Seguro que cada uno de los lectores tendrá su propia lista, y seguro que más de uno de los modelos que les mostramos a continuación forman parte de ella.

A. Lange & Söhne 1815 Ratrapante Calendario Perpetuo Handwerkskunst

A. Lange & Söhne 1815 Ratrapante Calendario Perpetuo Handwerkskunst

Ya cuando fue presentado en la Feria de Ginebra de 2013, el modelo 1815 Ratrapante Calendario Perpetuo me pareció un reloj precioso y que destacaba por el gran trabajo que siempre lleva a cabo esta casa sajona en sus relojes. Como no podía ser de otra manera, causó sensación por la asociación técnica y estética de esta gran complicación. Así, especialistas y público asistente coincidieron ante esta gran pieza otorgándole el premio en las categorías de Gran Complicación y Premio del Público.

Este reloj ha constituido el punto de partida perfecto para que en este 2017 se lleve a cabo una edición limitada Handerskunst de 20 ejemplares con un gran trabajo artístico de grabado y esmaltado. Es ya el sexto año consecutivo que un reloj de A. Lange & Söhne recibe este nombre, reflejo del acabado particularmente artístico del mecanismo, la esfera y la caja de este modelo ya de por sí precioso.

En este modelo se une por primera vez el esmaltado y el grabado en la esfera. El oro blanco macizo constituye la base del esmalte azul oscuro sobre el que destacan plásticamente las estrellas grabadas en relieve, que aparecen como una extensión óptica de la indicación de las fases de la luna. Las cifras árabes quedan al ras con el esmalte y armonizan a la perfección con las agujas de oro rodiado de las indicaciones de hora y del calendario, así como de la indicación de la reserva de marcha. El color del esmalte se utiliza de nuevo en el disco de la luna y en el totalizador de los minutos de acero pavonado.

Destacan en exquisito contraste las cuatro esferas auxiliares plateadas de oro blanco insertadas de forma individual en la esfera principal. La aguja del cronógrafo, hecha de acero dorado para que se distinga mejor, aporta un toque especialmente colorido. Un anillo plateado con la tradicional minutería de ferrocarril rodea la esfera.

El tema de la luna aparece de nuevo en la tapa abisagrada que protege el fondo de cristal de zafiro. Aquí se puede ver en un medallón a la diosa Luna de la mitología antigua en un grabado “tremblage” y en relieve junto con sus atributos característicos, un velo ondeando, una diadema de media luna y una antorcha con la que ilumina la noche. El medallón está rodeado de un relieve esmaltado en azul de nubes y estrellas.

Este modelo dispone del calibre manufactura L101.1 de cuerda manual con 631 piezas que late a 21.600 alternancias/hora y ofrece una reserva de marcha máxima de 42 horas. Entre sus funciones encontramos la de cronógrafo rattrapante que permite la medición de tiempos de vueltas y tiempos consecutivos a lo que se une un calendario perpetuo calibrado hasta el año 2100 y con una fase lunar que sólo necesita corrección cada 122,6 años.

Su caja de 41,9 milímetros está realizada en oro blanco y se presenta con correa de aligátor gris azulada y cierre desplegable también realizado en oro blanco.

Serie limitada a 20 ejemplares, con un precio de 290.000 euros.

Rolex Sea-Dweller 50 Aniversario

Rolex Sea-Dweller 50º Aniversario

Por el 50º aniversario de este modelo, Rolex presenta la nueva generación de su Oyster Perpetual Sea-Dweller, un legendario reloj de buceo profesional creado en 1967 y que ha marcado a varias generaciones. (Ver R&E nº 156).

Ya os digo que me gusta y mucho. Fue mi primer reloj de verdad y desde entonces estoy enamorado de este modelo y ocupa un lugar de honor en mi colección.

El nuevo Sea-Dweller está dotado de una caja con un tamaño ampliado a 43 milímetros pero es muy proporcionado, con un bisel realizado en la conocida cerámica irrayable Cerachrom.

En la esfera se nos ofrecen horas, minutos y segundos centrales con el día del mes situado a las 3h con la lente de aumento Cyclops y el nombre del modelo Sea-Dweller escrito en rojo como homenaje al modelo original de 40 milímetros. La inclusión de esa lente ha sido uno de los elementos más polémicos entre los seguidores de Rolex, ya que el modelo original no lo incluía y era lo que lo diferenciaba de su hermano menor el Submariner.

Las manecillas y los índices de las horas están tratados con Chromalight, el material luminiscente de Rolex que le da ese color azulado y fantasmagórico que me encanta y que ofrece ocho horas constantes de luz

En este nuevo Sea-Dweller late el calibre 3235 que integra el escape Chronergy, antimagnético, amortiguadores Paraflex, espiral Parachrom y un volante que trabaja a 4 hercios. Ofrece una reserva de marcha máxima de 70 horas.

El brazalete Oyster es muy proporcionado y cierra mediante el sistema Oysterlock, con láminas de extensión Fliplock y el sistema Rolex Glidelock, que permite un ajuste preciso de la extensión del mismo. Muy útil cuando se practica buceo para llevarlo encima del traje de neopreno. Es sumergible hasta 4.000 pies o 1.220 metros.

Su precio es de 10.450 euros.

Audemars Piguet Royal Oak Calendario Perpetuo Cerámica

Audemars Piguet Royal Oak Calendario Perpétuo Cerámica

Este modelo de la Manufactura de Le Brassus fue presentado en el pasado SIHH de Ginebra. Es un Royal Oak con calendario perpetuo, pero esta vez con caja y armis realizados completamente en cerámica negra. (Ver R&E nº 155).

Podría parecer que ha sido desarrollado por una de esas casas que se dedican  a personalizar relojes, pero no. Esta vez los señores de Audemars Piguet se han decidido a darle un aspecto diferenciado y más malote a uno de sus grandes “best-sellers” y probablemente han acertado. Un modelo que quizá esté ya bastante visto, pero al que sin duda la cerámica le da un toque más actual y ese color y tacto que los diferencia claramente de los que tienen tratamiento DLC.

En 1955, Audemars Piguet introdujo una primicia mundial: un reloj de pulsera con calendario perpetuo que ofrecía la indicación esencial de los años bisiestos. Desde entonces, la manufactura de Le Brassus ha lanzado muchos más relojes de pulsera con calendario perpetuo y, entre todos ellos, destaca el Royal Oak, el icónico modelo diseñado por el genial Gérald Genta en 1972.

Las indicaciones de día, fecha, mes, luna astronómica, así como la imprescindible indicación del año bisiesto, con la semana del año situada en el realce exterior de la esfera, disfrutan de un lugar privilegiado en la esfera con decoración «Mega Tapisserie».

La cerámica negra, difícil de trabajar aporta una cualidad muy significativa y es que es prácticamente imposible de rayar, resiste altas temperaturas y choques térmicos, por lo que es extremadamente resistente al paso del tiempo.

Los especialistas de Audemars Piguet necesitaron más de 600 horas de investigación para desarrollar este nuevo reloj de pulsera. Si se necesitan seis horas para fabricar, de forma mecanizada, pulir, acabar a mano, ensamblar y revisar una pulsera de acero inoxidable del modelo Royal Oak, en el caso de la una pulsera de este nuevo modelo, realizada en cerámica, se necesitan hasta treinta horas.

Este Royal Oak Calendario Perpetuo presenta un mecanismo automático calibre 5134, que late a 19.800 alternancias/hora y que dispone de una reserva de marcha máxima de 40 horas. El calibre está alojado en una sólida caja de 41 milímetros y es totalmente visible a través del fondo de cristal de zafiro con tratamiento antirreflejos.

La esfera, con motivo «MegaTapisserie», es gris pizarra con contadores negros y muestra la imagen de una luna astronómica con realismo fotográfico que contrasta con todos los componentes negros de la pieza.

Su precio es de 85.000 euros.

Jaeger-LeCoultre Duomètre Quantieme Lunaire Boutique Edition

Jaeger LeCoultre Duomètre Quantième Lunaire Boutique Edition

Desde que JLC dio a conocer el modelo Duomètre ha sido uno de mis favoritos de la “Grande Maison” y en este caso la caja de oro rosa y su esfera antracita aportan aún más elegancia al modelo.

Con el Duomètre, presentado por primera vez en 2007, se reafirman en una línea de producto que aúna una caja clásica con el diseño moderno de su esfera, lo que le aporta una imagen que lo diferencia claramente del resto de marcas y ratifica a la manufactura como una de las más innovadoras del sector.

El sistema Dual-Wing supone una solución para dar respuesta a un problema recurrente en los relojes mecánicos complejos cuyas complicaciones emplean una parte de la energía dispensada por el barrilete, afectando al órgano regulador y, por lo tanto, a su precisión. Así, el concepto Dual-Wing, permite separar la carga de energía de la complicación y la del movimiento, alimentado cada uno por su propio barrilete, lo que garantiza un abastecimiento energético constante, con dos trenes de rodaje independientes pero compartiendo el mismo órgano regulador.

En este modelo, el movimiento es mecánico de cuerda manual, Calibre 381 que late a 21.600 alternancias, con una reserva de marcha máxima de unas 50 horas. Dispone, como hemos señalado anteriormente, del sistema Dual-Wing que con dos barriletes le aporta una exactitud adicional.

En cuanto a sus funciones, en la sub-esfera descentrada de la derecha dispone de horas y minutos, mientras que el segundero permanece centrado en la esfera. En la sub-esfera de la izquierda se muestra la fase lunar y en un anillo perimetral a la misma el día del mes. A las 6h podemos ver el segundero fulminante. A ambos lados de este segundero, y con la esfera calada, se observan los indicadores de las reservas de marcha que en este nuevo modelo en lugar de tener agujas dispone de flechas, una de color azulado y la otra dorado, lo que en mi opinión dificulta la visión de la reserva aunque favorece enormemente al diseño de la esfera al mostrar parte del mecanismo.

En este caso, el movimiento también se encuentra protegido por una caja de 42 milímetros realizada en oro rosa con acabado pulido y satinado y posee una hermeticidad de 5 atmósferas. Dispone también de un pulsador para ajustar el calendario y un corrector para la fase lunar. La correa es de aligátor color chocolate y viene con un cierre desplegable realizado también en el mismo oro.

Este modelo solo estará a la venta en las 90 boutiques que Jaeger-LeCoultre tiene alrededor del mundo.

Su precio es de 40.700 euros.

Montblanc 1958 Chronometer Tachymeter Bronze Limited Edition

Montblanc 1858 Chronometer Tachymeter Bronze Limited Edition

La colección 1858 continúa reinterpretando los famosos cronógrafos Minerva de la década de 1930, con característicos diseños y mecanismos excepcionales que soportan el paso del tiempo. El estilo vintage de la colección es aún más acentuado gracias al bronce, un material que utilizan por primera vez y que actualmente está muy de moda. (Ver R&E nº 154).

Este reloj luce una esfera color champagne con acabado “soleil” que hace juego con el color bronce de la caja. La combinación de colores y acabados confiere al reloj un aspecto monocromático que acentúa su volumen y realza los detalles, como las legendarias agujas estilo “catedral” y las marcas de Superluminova beige que además de reforzar el estilo vintage, garantizan una legibilidad perfecta durante la noche. En ella se puede ver a las 3h el contador de 30 minutos del cronógrafo y a las 9h el pequeño segundero. Podemos apreciar un toque de color rojo en el índice de 30 y 60 y en la punta de la trotadora del cronógrafo.

Presenta una caja de 44 milímetros realizada en bronce satinado y con tapa trasera de titanio color bronce para evitar el riesgo de alergias y que nuestra muñeca acabe de color verde. Ofrece una hermeticidad máxima hasta 3 atmósferas.

En su interior late el movimiento cronógrafo monopulsador tradicional de cuerda manual, MB M16.29, manufacturado por Montblanc y equipado con rueda de pilares, embrague horizontal y volante de gran tamaño con tornillos, que oscila a una frecuencia de 18.000 alternancias/hora y ofrece una reserva de marcha máxima de 50 horas.

La correa, a juego con el color bronce de caja y esfera, es de caimán en un precioso color cognac con hebilla ardillón también realizado en bronce.

Es una edición limitada a 100 piezas, con un precio de 27.500 euros.

Omega Speedmaster `57 60th Anniversary

Omega Speedmaster `57 60th Anniversary

En la pasada Feria de Basilea, la marca de Bienne presentó una edición limitada del famoso “Speedy” que rinde homenaje a su antecesor, con varios sutiles rasgos estéticos del primer Speedmaster de 1957, el CK2915-1, y la revolucionaria tecnología Co-Axial.

En 1957, Omega lanzó tres relojes profesionales que llegarían a convertirse en auténticos clásicos: el Seamaster 300, el Railmaster y el Speedmaster. En este año se rinde homenaje a estas tres obras maestras de la relojería mecánica, con el lanzamiento de estas ediciones especiales 60th Anniversary de cada modelo.

El “Broad Arrow” fue no solo el primer Speedmaster, sino también el primer cronógrafo de pulsera que hubo en el mundo con escala de taquímetro en el bisel, en lugar de impreso en la esfera. Perfectamente a juego con la escala del taquímetro original del año 57, este Speedmaster de 2017 permanece fiel a este diseño.

Incorpora el calibre 1861 con movimiento cronógrafo de cuerda manual que ofrece horas, minutos, segundos y los contadores del cronógrafo y dispone de una reserva de marcha máxima de 48 horas.

La caja es de acero cepillado y pulido con un tamaño de 38,6 milímetros y una estanqueidad hasta 60 metros que luce una esfera en negro “tropical”, con índices de época rellenos de Super-LumiNova y con cristal hexalite. El brazalete esta realizado también en acero, aunque viene también con una correa de piel y otra tipo NATO.

Me gusta mucho esta nueva edición de este icónico modelo con un estilo clásico y muy acertado y un gran movimiento. Uno de los problemas, en mi opinión, es el tamaño algo pequeño para mi gusto, pero en los años 50 ese era el tamaño de los relojes que se consideraban grandes y además es prácticamente igual al que fue a la Luna.

Se presenta en una edición limitada a 3.557 ejemplares, con un precio de 6.600 euros.

Richard Mille RM 27-03 Rafa Nadal

Richard Mille 27-03 Rafa Nadal

Este reloj se presentó de cara a la última edición celebrada del Torneo de Roland Garros de tenis y se inscribe dentro de la colección Rafa Nadal, que cuenta también con otros modelos como el RM 35-01 (Baby Nadal), el RM 35-02, el RM 27-01 y el RM 27-02. (Ver R&E nº 157).

Con este modelo tengo sentimientos enfrentados, me gusta el diseño, la caja y el movimiento pero los colores, aunque muy patrios, son demasiado llamativos. Pero sin duda es lo que quiere Richard Mille, que se pueda identificar desde la distancia en las pistas de tenis.

La gran innovación del reloj es que puede soportar aceleraciones de hasta 10.000 g. Si tenemos en cuenta que la máxima aceleración de un avión de combate es de 9 g., nos podemos hacer una idea de la resistencia del reloj. La caja es monobloque, fabricada en cuarzo TPT. Este material consiste en múltiples capas de filamentos de sílice (óxido de silicio) paralelos obtenidos a base de separar los hilos. Con un grosor máximo de 45 micras, las capas de cuarzo TPT del RM 27-03 están saturadas con resina y después apiladas en una máquina especial que modifica la orientación de la fibra 40 grados entre cada capa.

Una vez que se ha calentado hasta 120 grados centígrados y sometido a una presión de 6 bares, el cuarzo TPT se mecaniza en la fábrica de Richard Mille para realizar las cajas. El cuarzo TPT ofrece una gran resistencia a las microrroturas y las grietas. Además, la disposición de las fibras varía en cada modelo por lo que cada caja es una edición única y diferente al resto.

Por primera vez en un reloj Richard Mille, la carrura desaparece. El bisel y el fondo se ensamblan directamente sobre la platina base para formar el monobloque. Esta construcción está inspirada en la de los coches de carreras, asegurando máxima rigidez y la mayor resistencia a los impactos. Los puentes son de titanio, mientras que se han añadido refuerzos en partes clave del calibre para aumentar aún más la rigidez. La correa es elástica para facilitar su ajuste a la muñeca. Sus medidas son de 47,77 X 40,30 X 12,75 milímetros.

Por lo que respecta al mecanismo, muestra tan sólo horas y minutos a lo que se une un tourbillon que late a 21.600 alternancias/hora. Los puentes del tourbillon, según Richard Mille, asemejan los cuernos de un toro, animal que lleva Rafa en su emblema personal. La corona de la caja imita la mitad de una pelota de tenis.

Es una edición limitada a 50 unidades con un precio, de 799.000 euros.

Patek Philippe Calendario Perpetuo Referencia 5320G

Patek Philippe 5320G Calendario Perpetuo

Creo que todos estamos de acuerdo en que nadie hace los calendarios perpetuos con Patek Philippe y lo han vuelto a demostrar una vez más con este precioso modelo, el 5320G, que presentaron en la pasada Feria de Basilea. Con un marcado estilo vintage, este reloj rinde homenaje a los modelos de los años 40 y 50. (Ver R&E nº 155).

Su equilibrada caja de 40 milímetros realizada en oro blanco tiene el tamaño ideal para mi gusto: ni demasiado grande para un modelo clásico, ni demasiado pequeño para los gustos actuales.

Su esfera, en un delicado color crema que contrasta magníficamente con el oro gris de la caja, muestra a las 12h en doble ventanilla el día de la semana y el del mes. En una esfera auxiliar, situado a las 6h presenta el día del mes y la fase lunar. Además, se incluyen en su esfera la indicación del día y la noche, en una ventanita redonda a las 7h30. El ciclo de los años bisiestos se indica con números arabigos en otra pequeña ventana redonda ubicada a las 4h30.  Los números de las horas, los marcadores de los cinco minutos y las agujas de horas y minutos tipo jeringuilla están revestidos de Superluminova que le da un precioso color azulado en la oscuridad.

En su interior late el legendario calibre automático 324 S Q que, a un ritmo de 28.800 alternancias/hora, ofrece una reserva de marcha máxima de 45 horas. La principal novedad de este movimiento es precisamente su módulo de calendario perpetuo, situado en la parte de la esfera y equipado con cuatro discos giratorios adicionales para las indicaciones por ventanilla. Es decir, para el día, con una rotación por semana; para el mes, con una rotación por año; para el ciclo de los años bisiestos, con una rotación en 8 años; y para la indicación del día y la noche, con una rotación cada 24 horas. El disco de las fases de luna, situado detrás del calendario por aguja ubicado a las 6h, sólo necesita una corrección de un día cada 122 años.

Como no podía ser de otra manera dispone del Sello Patek Philippe que garantiza calidad y una gran precisión con una tolerancia máxima de entre -3 y +2 segundo por día.

Se comercializa con una correa de piel de aligátor con escamas cuadradas en color marrón chocolate brillante y cierre desplegable también realizado en oro blanco.

Su precio es de 73.000 francos suizos, unos 65.000 euros.

Panerai Lab ID Carbotech

Panerai Lab ID Carbotech

Una de las estrellas de la colección del Laboratorio di Idea de Officine Panerai, presentada en el pasado SIHH de Ginebra, es el Luminor 1950 LAB-ID Carbotech. Un reloj innovador que utiliza una tecnología altamente avanzada y desconocida hasta ahora en el mundo de la alta relojería. Las soluciones inéditas desplegadas han permitido revolucionar su diseño y mecánica gracias al infinito potencial del carbono. Me encanta el contraste del azul con el profundo negro del Carbotech y ese tacto tan agradable de la caja. (Ver R&E nº 155).

Para este modelo, Panerai utiliza el Carbotech, un material más ligero y resistente a las presiones que el titanio y la cerámica, además de muy resistente, anticorrosivo e hipoalergénico. Este compuesto se obtiene mediante la compresión de finas capas de fibra de carbono y poliéter éter cetona (PEEK) a una temperatura controlada. Esto hace que su color negro no sea uniforme y varíe según el corte del material, lo que convierte a cada reloj en una pieza única. El nuevo Luminor 1950 tiene la esfera tipo sándwich pero con una Superluminova en un llamativo color azul que acentúa su visibilidad y su hipnotismo.

La novedad principal de la esfera es el revestimiento de nanotubos de carbono que absorbe la luz reduciendo los reflejos, siendo prácticamente negra absoluta. El contraste es especialmente llamativo y el color negro parece más intenso.

Para este LAB-ID Luminor 1950 Carbotech 3 Days con caja de 49 milímetros, la manufactura ha creado un nuevo mecanismo P.3001/C semiesqueleto de cuerda manual que funciona sin lubricación y del que ofrece una garantía de 50 años. Los puentes y la platina también tienen un alto porcentaje de carbono pues están fabricados con un nuevo compuesto de material cerámico de baja fricción que se basa en el tantalio. La lubricación es historia en este mecanismo, incluso en el escape.

El cristal de zafiro del fondo de la caja ofrece una visión de este novedoso e histórico calibre en el que destaca el azul del indicador de la reserva de marcha de hasta 3 días. Sus funciones son horas, minutos, segundero pequeño a las 9 horas y reserva de marcha en la parte trasera del movimiento.

El  nuevo Panerai se entrega con una correa de piel negra, con costura en el mismo color azul que los detalles luminosos de la esfera. Ha sido producido en una edición limitada de 50 piezas para todo el mundo.

Su precio de 50.000 euros y dispone de una garantía de 50 años.

Breguet Marine Équation Marchante 5887

Breguet Marine Équation Marchante 5887

Uno de los relojes más bonitos lanzados en 2017 fue este modelo gran complicación de la firma que lleva el nombre del maestro relojero Abraham Louis Breguet. Este Marine Équation Marchante cuenta con una ecuación activa de tiempo, calendario perpetuo y un tourbillon, a lo que se une la indicación de la reserva de marcha.

La ecuación del tiempo es una de las complicaciones relojeras más inusuales y fascinantes ya que permite indicar la diferencia entre el tiempo solar medio (horas y minutos civiles) y el tiempo solar verdadero (horas y minutos solares).

El tiempo solar medio puede variar con respecto al tiempo solar verdadero, y dicha variación oscila entre -16 y +14 minutos. Sólo durante cuatro días al año, ambos tiempos son equivalentes. Las diferentes posiciones del sol en el cielo se reproducen de manera idéntica en las mismas fechas, y los relojeros pueden «programarlas» con la ayuda de una leva especial. Con su forma en 8, esta leva permite reproducir mecánicamente el analema, la curva que traza el sol en el cielo. La leva se acopla a un sensor que desplaza una palanca de ecuación y que permite señalar la diferencia entre la hora civil y la hora solar.

El nuevo Marine Équation Marchante de Breguet mejora esta lectura ya que indica simultáneamente la hora civil y la hora verdadera con la ayuda de dos minuteros diferentes. La aguja solar activa, decorada con un sol dorado facetado, muestra la lectura directa de los minutos del tiempo solar.

Naturalmente, a la complejidad que supone la lectura de la ecuación activa se añade un calendario perpetuo. Dos ventanillas, una situada entre las 10h y las 11h y la otra entre la 1h y las 2h, muestran respectivamente los días de la semana, así como los meses y el año bisiesto. El calendario se sitúa dentro del disco horario y se puede leer con la ayuda de una aguja retrógrada acabada en áncora y que recorre un arco de 9 a 3 horas. La distribución del conjunto de lecturas sobre la esfera ha sido cuidadosamente diseñada para que éstas sean simples e intuitivas a la vez que se preserva una estética inmejorable.

Equipado con el calibre automático 581DR, el nuevo Marine Équation Marchante de Breguet alberga una tercera complicación que consiste en un tourbillon de 60 segundos cuya caja de titanio contiene un volante Breguet con espiral de silicio. Este atributo innovador permite al volante alcanzar una frecuencia de 4 hertzios a la vez que conserva una reserva de marcha máxima de 80 horas y que es visible en una ventanilla situada entre las 7h y las 9h.

Los puentes del movimiento son visibles a través del cristal de zafiro y muestran un grabado que representa con todo detalle el “Royal Louis” un navío de la Marina Real Francesa y el barrilete lleva también grabado una Rosa de los Vientos.

Esta gran complicación se presenta en una caja de generoso tamaño -43,9 milímetros- en oro rosa o en platino. El modelo en oro rosa lleva una esfera plateada y un movimiento antracita, mientras que la esfera del modelo en platino es azul y con movimiento rodiado. El reloj de platino se acompaña de una correa de aligátor en color azul y el de oro rosa en marrón con cierre de hebilla en platino u oro rosa.

A mí personalmente me gusta mucho más el modelo en platino con esfera azul que le otorga un aspecto mucho más marinero a un reloj con reminiscencias claramente náuticas.

Su precio es de 226.200 euros la versión en platino y 211.100 para la de oro rosa.

MB&F Legacy Machine Split Escapement

MB&F Legacy Machine Split Escapement

He de reconocer que Maximilian Büsser & Friends siempre ha sido una de mis marcas favoritas de relojería independiente porque son capaces de innovar y arriesgar con diseños atrevidos, diferentes y capaces de mostrar la hora de una forma diferente. En este modelo el volante destaca sobremanera, atrayendo la vista hacia su esfera con un latido que hipnotiza a todo aquel que lo observa.

Hay una constante técnica que define cada uno de los relojes de la colección Legacy Machine y es su volante suspendido que sigue estando, literal y metafóricamente, por encima de todo ya sean sus funciones o complicaciones. En el Legacy Machine Split Escapement no es que esta característica destaque, es que alcanza un nivel de perfección sin parangón.

Justo bajo el cristal abovedado de su esfera, late el volante de la Legacy Machine SE a una velocidad de 18.000 alternancias/hora. Lo que sí resulta bastante menos tradicional es su construcción. A diferencia tanto de la mayor parte de volantes de otras marcas como de los suspendidos de la colección Legacy Machine, el de este modelo parece oscilar por sí solo, sin ningún aporte externo visible de energía. Las otras partes esenciales del escape, que comunican el impulso motor, áncora y rueda de escape, se han ocultado en el lado opuesto del movimiento, casi 12 milímetros más abajo, de ahí su nombre de “Split Escapement” o escape dividido.

Bajo el volante, su preciosa esfera muestra tres subesferas, a las 12h se indican horas y minutos, a las 4h la reserva de marcha de hasta 72 horas y a las 8h el día del mes. La fecha se puede ajustar de forma rápida y sencilla gracias al botón pulsador situado en el lateral de la caja, junto a la esfera de la fecha.

El acabado bruñido de la superficie sobre la que están situadas las esferas de esmalte estirado del Legacy Machine Split Escapement se denomina escarchado “frosting” y está estrechamente ligado a los movimientos de relojes de los siglos XVIII y XIX. Originalmente, este acabado tenía una función no sólo decorativa sino también funcional, pues ofrecía una superficie oxidada mate que resistía el paso del tiempo y contaba con un brillo sutil y uniforme, algo muy apreciado por los coleccionistas de antigüedades y por los entusiastas de la relojería.

Los métodos tradicionales con los que se obtenía el acabado escarchado ya no se practican debido a su peligrosidad por el uso de ácido nítrico concentrado. Para lograr el mismo efecto, MB&F trabaja con artesanos especialistas para recrear la textura y el brillo del escarchado sin emplear productos químicos.

La superficie que se ha de escarchar se trabaja a mano por áreas pequeñas con un cepillo metálico para crear diminutas indentaciones. El cepillo de metal ha de tocar siempre la superficie metálica con exactamente el mismo ángulo y la misma cantidad de presión y las indentaciones han de estar distribuidas de manera uniforme sobre toda la superficie para lograr el aspecto deseado.

En este reloj se ha utilizado un acabado escarchado más amplio y difuso para adaptarse al gran tamaño de la superficie y poner de relieve el proceso de trabajo manual. A continuación las superficies recibieron un tratamiento PVD para darles el color azul, rutenio, oro rojo o amarillo.

En cuanto a su movimiento es un calibre manufactura desarrollado por Stephen McDonnell para MB&F. Su caja es de 44 mm y está realizada en oro blanco con una estanqueidad de hasta 3 atmósferas. Se presenta con una correa de aligátor cosida a mano con cierre desplegable también realizado en oro blanco.

Se han realizado cuatro ediciones limitadas a 18 piezas cada una, todas ellas con caja de oro blanco y con esferas en azul, oro rojo, rutenio (gris) y oro amarillo.

El precio es de 79.000 euros en todas las versiones.

Greubel Forsey Grande Sonnerie Titanio

Greubel Forsey Grande Sonnerie Titanio

Una de mis marcas favoritas de altísima relojería es Greubel Forsey, formada por el suizo Robert Greubel y el inglés Stephen Forsey. En el pasado SIHH presentaron una de sus más grandes creaciones, si cabe, hasta la fecha, el Grande Sonnerie. ¡Qué se puede decir de esta gran creación, como de las del resto de GF, que me encantan todas!. Creo que estos relojeros marcarán una época en la alta relojería moderna por su creatividad, su calidad y porque se atreven a innovar, a pesar de ser muy poco conocidos.

Su última creación les ha llevado más de 11 años de investigación y desarrollo, de los cuales tres se han dedicado únicamente a pruebas de uso. Hace años, cuando decidieron unirse, establecieron cuales tendrían que ser las mejoras que deberían aplicarse a un reloj de este nivel de complicación para establecer los nuevos requisitos de esta obra suprema de la ingeniería de los años dorados de la relojería en el siglo XXI. Y a ese objetivo dedican todo su tiempo.

Así, decidieron que este modelo debería tener una acústica mejorada y potente. Debería tener una gran facilidad de uso y ser confortable, a lo que debería añadirse una reserva de marcha de al menos 20 horas en la función de Gran Sonería. El movimiento debería albergar un tourbillon de 24 segundos respetando el tamaño característico de los relojes de la marca y, por último, ser resistente al agua.

Las complicaciones más importantes como el tourbillon, la soneria, la reserva de marcha o sus indicadores se han incorporado al movimiento, teniendo siempre en mente el mayor equilibrio arquitectónico posible ya que no ha sido fácil incorporar dentro de una caja de titanio de 43,5 mm los 935 componentes que forman el movimiento.

La sonería es una de las más destacadas complicaciones de la alta relojería y de todas ellas, la Grande Sonnerie es la más difícil de crear y perfeccionar. Este modelo Greubel Forsey nos ofrece nada menos que Grande Sonnerie, Petite Sonnerie y una Repetición de Minutos, además de un modo Silencio.

Para mejorar la reserva de marcha de la sonería, este innovador reloj aporta una nueva solución adicional, su barrilete se carga de manera automática con un rotor descentrado, mientras que el resto del calibre, con 72 horas de autonomía, se carga de manera manual. De ahí que el indicador de reserva de marcha de la sonería sea una parte relevante del reloj.

El calibre presenta además hasta 11 mecanismos de seguridad para evitar conflictos que podrían generar problemas en el movimiento como un cambio de hora mientras está activada la sonería.

En su esfera de color negro podemos apreciar horas y minutos centrales, segundos con indicación retrógrada doble, indicadores de reserva de marcha del movimiento a la 6h y de la sonería a las 2h, los martillos de la gran sonería, el gran tourbillon entre las 7h y las 8h, y por último el indicador de Gran Sonería, Pequeña Sonería y Silencio a la altura de las 3h. De este complicadísimo y exclusivo reloj se realizarán entre  5 y 8 piezas al año.

Su precio está en torno al millón de euros.

Vacheron Constantin Historiques Triple Calendario 1948

Vacheron Constantin Historiques Triple Calendario 1948

Este reloj de la colección Historiques es un modelo precioso con un estilo muy clásico que rinde homenaje al triple calendario de 1948. Su código estético está en línea con los modelos originales, pero con un toque contemporáneo.

Como su predecesor, el modelo Historiques Triple Calendario 1948 está realizado en oro rosa, un tono cercano al color de la versión original que le otorga de un estilo extremadamente elegante. Su tamaño ha crecido desde los 35 mm del original hasta alcanzar los 40 mm, más acorde con las modas actuales. Su caja tiene fondo transparente de cristal de zafiro para poder disfrutar de su precioso calibre y es hermética hasta 3 atmósferas

Su movimiento es el Calibre 4400 QCL de carga manual que late a 28.800 alternancias/hora y que ofrece una reserva de marcha máxima de 65 horas y que ofrece horas y minutos, dia de la semana y del mes a las 12h, día del mes con aguja en la parte externa de la esfera y pequeño segundero y fase lunar a las seis en punto. La fase lunar ofrece una gran precisión y solo tiene que ser corregida cada 122 años. Tiene el sello del “Poinçon de Genève”.

Existen dos tipos diferentes de esferas, una con terminación en un color rojo oscuro y otro en azul. A mí me gusta especialmente el tono rojizo que le otorga un estilo bastante diferenciado, aunque el azul también es precioso. Las correas, ambas en aligátor, vienen a juego con el color de la esfera, en marrón o azul.

Son dos ediciones limitadas de 200 piezas cada una con un precio de 36.300 euros.

TAG Heuer Autavia Calibre Heuer 02 Automatic Chronograph

TAG Heuer Autavia Calibre Heuer 02 Automatic Chronograph

Uno de los relojes de la marca suiza más buscado por los coleccionistas, el Autavia, se ha vuelto a reeditar en 2017. Fue presentado en la pasada feria de Basilea.

Su nombre proviene de la contracción de AUTomóvil y AVIAción y está asociado a un precioso reloj con bisel giratorio, esfera negra opalina y contadores blancos con efecto azulado a lo que se une una superluminova beige para darle ese estilo vintage.

Para muchos, Autavia simboliza el mundo de la automoción más que el de la aviación. Sus embajadores fueron los pilotos más grandes de la Fórmula 1 de los años 60 y 70. Jo Siffert, Mario Andretti, Jochen Rindt, Derek Bell, Clay Regazzoni, Gilles Villeneuve, Jacky Ickx, Emerson Fittipaldi, Graham Hill, e incluso Steve McQueen lo llevaron en sus muñecas. Los pilotos que arriesgaban sus vidas en cada carrera, convirtiéndose en héroes y que hicieron de esta competición la máxima categoría de la automoción, no como ahora.

Este modelo icónico creado en 1962 renace con motivo de su 55º aniversario, con movimiento manufactura.

El Autavia de nueva generación es el resultado de una operación participativa inédita, «The Autavia Cup», llevada a cabo en 2016. Entre 16 Autavias de primera generación, los internautas escogieron a su favorito. Con más de 50.000 votos registrados, dos rondas de votaciones, cuatro finalistas y un gran vencedor: el famoso Autavia ref. 2446 Mark 3, diseñado en 1966. Su sobrenombre, «Rindt», se lo debe al célebre campeón de Fórmula 1 Jochen Rindt.

Más imponente que su antecesor, ya que su diámetro mide 42 mm frente a los 39 mm del de los años 60, con un bisel graduado de 12 horas y un movimiento cronógrafo manufactura nuevo (calibre Heuer-02), el Autavia de última generación contiene el ADN y los códigos estéticos del original pero adaptados al presente.

Su calibre, que late a 4 hertzios, tiene una autonomía máxima de 80 horas, fecha a las 6h y hermeticidad hasta 100 metros. De aluminio negro, el bisel bidireccional rodea una esfera negra con tres contadores blancos azulados. Presenta agujas e índices aplicados de acero y revestidos de Super-LumiNova beige. Pulsadores de tipo seta, corona acanalada, logotipo Heuer y correa de piel de becerro envejecida para conseguir el aire vintage.

Su precio es de 4.600 euros con correa de becerro y de 4.750 con brazalete de acero.

Zenith Defy Lab

Zenith Defy Lab

La marca de alta relojería de Le Locle presentó recientemente su nuevo modelo, el Defy Lab que representa un gran avance dentro de la relojería y que incorpora un nuevo oscilador que supone una de las más importantes innovaciones en el universo de la relojería desde la invención del principio de volante-espiral en 1675 por el científico Christiaan Huygens.

Hay que recordar que la paternidad del primer cronógrafo automático de la historia de la industria relojera suiza, en 1969, es de Zenith y que contaba, por añadidura, con una función muy interesante ya que nadie había sido capaz de medir las décimas con una frecuencia de oscilación de 5 Hz. A menudo se habla del movimiento El Primero, convertido en un movimiento legendario en la relojería suiza, reflejo del singular afán de Zenith en la búsqueda de la innovación y la precisión.

El Defy Lab supone una mejora del principio de regulación volante-espiral presentado, como decíamos, en enero de 1675. Desde aquel año nunca se había cuestionado el principio del muelle-espiral acoplado a un volante. Se había mejorado y optimizado al máximo pero sin cuestionar nunca el principio fundamental, considerado como invariable.

El nuevo oscilador, compuesto por una sola pieza, está fabricado en silicio y sustituye al volante-espiral. De este modo, la treintena de componentes de un órgano de regulación estándar, que precisa montaje, ajuste, regulación, control, lubricación, etc., se sustituyen por un único elemento con una altura de tan sólo 0,5 mm frente a los 5 mm habituales.

Late a la increíble frecuencia de 15 Hz ó 108.000 alternancias y ofrece cerca de 60 horas de reserva de marcha, es decir, un 10 % más que El Primero, a pesar de que la frecuencia se ha multiplicado por tres. Además, esta frecuencia le confiere una precisión inigualable, casi 10 veces mayor: 0,3 segundos al día de media (a título indicativo, uno de los criterios del certificado de cronómetro del COSC es la marcha diurna media durante los primeros 10 días de control, que es de -4 segundos a +6 segundos, lo que equivale a una tolerancia de hasta 10 segundos al día).

Además, su precisión se mantiene mucho más allá de las 24 horas de funcionamiento (momento en el que los relojes mecánicos empiezan a perder energía y, por tanto, precisión). Este nuevo oscilador mantiene la misma precisión durante el 95 % de la reserva de marcha (cerca de 60 horas).

Sin necesidad de aceite: sin contacto, sin frotamiento y sin desgaste. Además, este mecanismo es insensible a la temperatura, a la gravedad y a campos magnéticos por lo que estos elementos no le afectan en cuanto a la precisión.

El Zenith Defy Lab está triplemente certificado: como cronómetro con el sello «tête de vipère» del Observatorio de Besançon en nombre de la Oficina Internacional de Pesos y Medidas. En materia térmica, se ha ampliado el espectro de la norma ISO-3159: con una diferencia garantizada del orden de 0,3 segundos por día y por grado Celsius de desviación, es dos veces mejor que lo recomendado. Por último, el reloj responde a los criterios antimagnetismo estipulados por la norma ISO-764: es 18 veces mejor, lo que significa que es resistente a 1.100 gauss.

Su caja de 44 mm está realizada con un nuevo material, el Aeronith, el material compuesto de aluminio más ligero del mundo. Un material semejante a una espuma de metal muy sólida, 2,7 veces más ligero que el titanio, 1,7 veces más ligero que el aluminio y un 10 % más ligero que la fibra de carbono. Es sumergible hasta una profundidad de 50 metros (5 ATM)

La esfera está esqueleteada para poder observar este increíble movimiento, flotando sobre ella las agujas e índices rodiados, facetados y recubiertos de barniz negro.

Se presenta con una correa de caucho negro recubierto de piel de aligátor con hebilla desplegable doble de titanio.

Se ha realizado 10 ejemplares únicos, todos diferentes y ya vendidos de forma anticipada a coleccionistas. Todavía no se ha facilitado el precio de este modelo, que en su versión comercial se presentará en la próxima Feria de Basilea de 2018.

El reloj me parece muy bonito a primera vista y la vibración del oscilador parece hipnótica pero lo que no me convence del todo es la terminación de la caja en Aeronith que le da un aspecto extraño.

Grönefeld 1941 Remontoire

Grönefeld 1941 Remontoire Constant Force acero

Los hermanos Bart y Tim Gronefeld, siguiendo la tradición relojera familiar, presentaron en 2016 el 1941 Remontoire, que ganó el prestigioso Grand Prix d´Horlogerie de Genève de ese año en la categoría de relojes de caballero. Un reloj de gran exactitud y precioso diseño con un objetivo claro, los coleccionistas de grandes relojes.

Después de sus dos creaciones, One Hertz y Parallax Tourbillon, nos presentaron este reloj cuya característica principal es el mecanismo de fuerza constante de ocho segundos al servicio del volante, lo que mejora la exactitud del movimiento ya que desde que la espiral está completamente cargada hasta el último minuto de las 36 horas de reserva de marcha, la fuerza no fluctúa, con lo que la amplitud y la frecuencia son constantes.

Este reloj es un homenaje a su tío abuelo y a su padre. El primero era responsable del reloj de la basílica de Saint Plechelmus y que ha jugado un papel importante en la historia de esta familia ya que ese reloj utiliza un mecanismo con el mismo sistema de fuerza constante. Y a su padre por que el número que aparece en el nombre del reloj hace referencia a la fecha de su nacimiento.

La decoración de todo el reloj, pero en especial del mecanismo, es uno de los aspectos que la marca ha querido cuidar especialmente, con técnicas artesanas como los grabados en relieve, finos acabados realizados con microchorro de arena, tornillos pulidos a espejo con bordes biselados. Asimismo, los puentes fabricados en acero se asemejan a las fachadas de las casas holandesas, estableciendo así una sutil analogía con sus antepasados.

La elegante caja del reloj de 39,5 mm muestra los característicos huecos cóncavos y las superficies convexas de las cajas de Gronefeld.

En el Salón Internacional de Alta Relojería (SIHH) de 2017 han dado un giro adicional a este precioso reloj introduciendo una caja disponible en acero y con la posibilidad de personalización en sus esferas “bespoke”.

Gracias a la colaboración con el genial maestro relojero finlandés Kari Voutilainen, ofrecen una amplia variedad de colores y diseños en sus esferas con terminaciones guilloché. Las agujas son de tipo lanza realizadas en acero pulido a mano, mientras que los indicadores de las horas son apliques de diamante facetado.

El precio de estos modelos es de 57.400 euros con esfera bespoke.

HYT Skull Vida

HYT Skull Vida

Como siempre he reconocido, HYT es una de mis marcas independientes favoritas de reciente creación y que están revolucionando este sector bastante tradicional con diseños e innovaciones que los están posicionando claramente como una empresa que hace cosas diferentes e impactantes al igual que MB&F.

Los relojeros hidromecánicos presentaron en 2017 este impactante modelo, el Skull Vida.

Siguiendo el concepto de la línea Skull, su movimiento consiste en dos depósitos flexibles fijados a cada extremo de un capilar. En uno, un líquido acuoso coloreado y en la otra, uno viscoso transparente que se mantienen separados por la fuerza de la repulsión que marca el límite entre los dos y que es el que indica las horas.

El reloj dispone de un movimiento mecánico de cuerda manual con calibre exclusivo de HYT que late a 28.800 alternancias/hora y que tiene una reserva de marcha máxima de 65 horas.

Los dos depósitos están situados a las 6 horas. Mientras que uno ejerce la compresión del líquido, el otro se expande, y a la inversa, lo que resulta en el movimiento del líquido en el capilar. A medida que pasan las horas, los líquidos avanzan y se retiran. La línea entre los dos discos marca la ruptura de los dos fluidos en el tubo, indicando la hora. A las 18:00, el líquido acuoso regresa a su posición original dentro de su módulo y vuelve a salir.

Evidentemente es un reloj que no marca con exactitud los minutos. Es como un reloj de una sola aguja. El concepto de HYT es que los relojes son más que una mera herramienta que marca el paso de las horas, minutos y segundos sino que es más una obra de arte que se lleva en la muñeca. Concepto con el que coincido plenamente.

Lo que hace especial esta nueva creación de HYT es que la calavera de la esfera está tallada sobre una fina lámina de marfil de un mamut que ha estado durmiendo en el permafrost de Siberia por más de 30.000 años. Este material además de aportar este concepto sobre la duración del tiempo tiene unas propiedades luminiscentes al llevar fosfato de hierro y vivianita.

En su esfera con la característica calavera muestra las horas con su sistema de fluidos alrededor de la calavera. Los segundos se pueden ver en el ojo izquierdo mientras que la reserva de marcha se muestra en el derecho.

Para el tallado de la calavera en la base de marfil han colaborado con especialistas externos con gran experiencia en el tallado y su diseño se basa en la conocida fiesta mejicana del Día de los Muertos.

La correa está especialmente realizada para este reloj con materiales naturales y diseños florales que según la propia HYT hacen referencia a la naturaleza y a la maravilla de la vida frente al concepto de la muerte de la esfera.

Es una edición limitada a tan sólo 5 piezas, la tirada más corta dentro de la colección de HYT y su precio es de 95.000 euros.

Kari Voutilainen Vingt 8 ISO

Kari Voutilainen Vingt-8 ISO

Para mí una de las creaciones más innovadoras del SIHH 2017, el Voutilainen Vingt-8 ISO, un reloj precioso, como todas las obras del “artesano de la relojería de arte” como le gusta llamarse al relojero finlandés afincado en Môtiers.

El reloj con un estilo muy clásico presenta una caja de 39 milímetros en cualquiera de los oros o en platino pulidos a mano y con asas tipo lágrima, ya vistas en otros modelos del maestro. La esfera de plata maciza está disponible en varios colores con los números romanos o arábigos e índices aplicados a mano. Las agujas son tipo Breguet de tres piezas.

El reloj es increíblemente fácil de leer una vez que se entiende la lógica detrás de esta complicación, pero hay que entenderla

La forma de mostrar la hora es muy original ya que a cada hora en punto la aguja de las horas y los minutos se sobreponen sobre la hora que marcan. Así si marca las 4h en punto, la aguja de las horas está en el número 4 pero la de los minutos estará en la posición de 20 minutos, ósea, las dos agujas a las 4h; para las 5h, la aguja de las horas en las 5 y los minutos a y 25 y así progresivamente debido a un anillo en el exterior de la esfera que se va desplazando en sentido contrario a las agujas del reloj. En resumen, para que quede aún más claro, cada hora la aguja de los minutos avanza 65 minutos.

Además con este mecanismo cada media hora la distancia en la aguja de las horas y los minutos es la misma, 180 grados. La posición de las manecillas de las horas y minutos, con respecto a la otra es siempre la misma sea cual sea la hora.

Un reloj en la que el paso del tiempo se aprecia de una manera hipnótica y muy original. Pero si hubiera que ponerle una pega a este maravilloso reloj es que Kari Voutilainen, en mi humilde opinión, está haciendo un uso excesivo de este tipo de caja en sus creaciones, por lo que a primera vista todas pueden parecer muy similares.

Su precio se sitúa en torno a los 89.000 euros.

Urwerk UR-T8

Urwerk UR-T8

Una de mis marcas favoritas de relojería independiente presentó, por su 20º aniversario, el UR-T8, un reloj, como ellos denominan transformable, con un sistema de protección de la esfera que claramente recuerda, como ellos mismos reconocen, al sistema de los Reversos de Jaeger-LeCoultre, aunque con un giro de 180 grados de la caja y el toque evidente de Urwerk.

La forma de presentar la hora es la habitual en muchos de los modelos de Urwerk. Tres satélites con cuatro horas cada uno giran sobre sí mismos y a su vez sobre un eje central que avanza sucesivamente en la escala de 0 a 60 minutos en un arco de 120 grados en su esfera.

Otra característica técnica única de este Urwerk es el control neumático del sistema de cuerda automática. Una veleta rotatoria conectada al rotor de cuerda absorbe cualquier movimiento repentino y violento del rotor sin poner en peligro la eficiencia de la cuerda.

Dispone de una caja con una forma irregular y bastante grande realizada en titanio de grado 5 con recubrimiento en PVD negro y con una hermeticidad de 3 atmósferas. Dispone de un movimiento mecánico automático UR 8.01 que late a 28.800 alternancias y que tiene una reserva de marcha máxima de 50 horas.

Un reloj que a nadie deja indiferente, lo amas o lo odias. Yo, como casi todas sus creaciones, lo amo y mucho. Fue amor a primera vista.

El UR-T8 está disponible en una serie inicial de 60 relojes con un precio de 100.000 euros.

F.P. Journe Vagabondage III

F. P. Journe Vagabondage III

François-Paul Journe es uno de los relojeros independiente más importantes y creativos de los últimos 20 años y todas sus creaciones son grandes obras de arte con una elaboración muy cuidada y preciosos acabados.

En 2017, Journe ha presentado la tercera y, hasta el momento, última edición de la serie de Vagabondage, realizada en dos series limitadas de 69 piezas en platino y 68 en oro rojo.

Haciendo un poco de memoria, en 2006, F. P. Journe diseñó el primer modelo Vagabondage I, realizado exclusivamente en platino con horas saltantes sin firma en la esfera. Se realizaron tan sólo 3 relojes, en oro blanco, amarillo y rosa con el movimiento realizado en latón, que se vendieron en una subasta benéfica a beneficio del Instituto de investigación para enfermedades cerebrales y medulares. Este reloj enseguida captó la atención del público, y se vendió triplicando su precio de salida en la subasta.

El nombre de Vagabondage, “vagabundo” proviene de la forma en que las horas digitales y saltantes se desplazaban por la esfera del reloj vagabundeando.

La segunda edición se realizó en 2010 con ediciones limitadas de 69 piezas en platino, 68 en oro rosa y 10 en platino con diamantes. Era un reloj con la misma caja, tipo tortuga y mecanismo de carga manual que ofrecía horas y minutos saltantes de forma digital en dos ventanas situadas en el centro de la esfera, los segundos en una subesfera a las 6h a la manera tradicional y la reserva de marcha a las 12h.

Y, por fin, en 2017, los coleccionistas pueden disfrutar de la tercera edición de este modelo con mecanismo de fuerza constante y carga manual, calibre 1514 realizado en oro rosa, como la mayoría de los movimientos de F.P. Journe que late a 21.600 alternancias/hora, ofreciendo una reserva de marcha máxima de 40 horas.

Ofrece horas y segundos saltantes de forma digital mediante ventanas trapezoidales, las horas situadas entre las 10h y las 11h y los segundos a las 6h y los minutos a la manera tradición mediante aguja. La reserva de marcha se encuentra situada a la 1h.

Su elegante, y bastante plana caja para un mecanismo como este, está realizada en platino u oro rosa y tiene un generoso tamaño de 45,2 mm.

Para la adquisición de esta tercera edición de este modelo los propietarios de los modelos anteriores tendrán prioridad y podrán adquirir el mismo número de serie. Está disponible con correa de aligátor negra y cierre desplegable a juego con la caja.

Su precio es de unos 54.000 euros para el modelo de oro rosa y de 56.000 para el platino.