Hombres y mujeres con las ideas muy claras, que van siempre un paso por delante del tiempo. He aquí nuestra selección de 15 personajes emblemáticos de la relojería suiza en la actualidad. Son indiscutibles visionarios e influyentes.

Giulio Papi es uno de los dos fundadores de la casa Renaud-Papi, convertida hoy en Renaud-Papi-Audemars Piguet. Giulio es, sin duda, uno de los tres más grandes diseñadores relojeros del mundo. Pero es, sobre todo, un hombre lleno de sentido común, con las ideas muy claras y una extraordinaria carrera profesional.

«Lo que me apasiona desde siempre no es la relojería como tal, es la técnica automovilística, aeronaútica y espacial, en definitiva, todo lo que es mecánica. La electrónica, por contra, me dice poco. El mundo que nos rodea es mecánico, con sus leyes físicas y la búsqueda de explicaciones racionales. El cómo y el por qué me apasionan también. He sido siempre muy curioso y durante mi infancia observaba las cosas. Como todos los niños, bombardeaba a mi padre a preguntas y él me respondía siempre. Él conocía bien la mecánica, pues era técnico constructor de máquinas-herramientas. En cuanto a mi madre, tiene un gran sentido práctico y es muy “manitas”. Debió heredar eso de su padre, que era herrero. Mis primeras invenciones, como un bricolaje para los niños, fueron pequeñas máquinas como un molinillo de viento con sus ángulos cónicos y sus engranajes, mecanismos de caja fuerte con sus combinaciones de 3 cifras, autómatas “dulces” en los que introducías una moneda y te daban un bombón. Y por supuesto mecanos. He pasado horas con este juego». Hoy, Giulio Papi se ha convertido en una referencia mundial, que ha sabido guardar su frescura y su carácter de niño apasionado.