Aletta y Peter Stas, fundadores de Frédérique Constant, han sido premiados durante la ceremonia de los Talents du Luxe et de la Création con el Premio Lalique, que recompensa la excelencia de la manufactura.

Desde hace ya trece ediciones el Centre du luxe et de la Création entrega los premios “Talents du Luxe et de la Création” con los que siempre ha pretendido descubrir los talentos de la industria del lujo, promover el desarrollo y celebrar su creatividad. En cada evento, un jurado de profesionales de esta amplia industria, eligen y premian los mejores creativos de año, representativos de la energía vital necesaria en los talleres y empresas de lujo. Entre ellos, se encuentran profesionales de todos los ámbitos del sector del lujo: moda, accesorios, diseño, arquitectura, gastronomía, hostelería, arte de la jardinería, cosmética, relojes, artesanía y perfumería.

Cada candidato está asignado en una categoría, representativa de los valores propios del lujo: audacia, bienestar, elegancia, armonía, innovación, invención, originalidad, singularidad y seducción. Se incluyen además el Talento del Management, el premio Lalique, el Talento de oro y el premio especial del Jurado. Estos últimos son las recompensas más prestigiosas y generan a los ganadores un reconocimiento internacional por su excelencia, su saber-hacer y el carácter notable de su trabajo.

Este año, en su 13ª edición, celebrada en el prestigioso Hotel Westin de París, entre los 16 premiados se encuentran Aletta y Peter Stas, fundadores de Frédérique Constant, que se llevaron el Premio Lalique, premio especial destinado a recompensar la excelencia. Recibió el premio en su nombre Jean-Jacques Weber, director de Templus y distribuidor exclusivo de la marca en Francia, quien declaraba: “Me complace recibir este Premio, que entregaré con orgullo a Aletta y Peter Stas. Este premio recompensa, en mi opinión, la energía que sabe transmitir Frédérique Constant para conquistar nuevos territorios. Frédérique Constant ha sido capaz de desarrollar un reloj conectado en el más absoluto secreto lo que le permitió ser la primera marca suiza- y actualmente sigue siendo la única- en entregar un smartwatch en Francia”.

Frédérique Constant, Jean-Jacques Weber