Su universo es la partitura. Su territorio, el mundo entero. Antes de iniciar un concierto, suele medir con escrupulosa exactitud cada segundo, y los trazos de su escritura siempre van acompañados de un inconfundible olor a tinta. Para ella la armonía es igual al “tempo giusto”.

La puntualidad ¿manía o virtud?

Virtud. En la música el tempo es fundamental. Cualquier concierto debe de empezar a la hora determinada en punto como una muestra de respeto al público.

Prisas o pausas…

Prisas para los compromisos sociales, con la gente más débil y tan necesitada sobre todo en los tiempos que vivimos. Pausas para la vida, para la reflexión, para ayudar a los demás y escucharlos que no oírlos.

De su colección, ¿qué reloj y pluma salvaría de su casa si se declarase un incendio?

Un Vacheron Constantin 1972, muy querido por coincidir con el año de mi nacimiento, y una estilográfica Montblanc Greta Garbo.

Su reloj más querido…

Un Omega que me regaló mi abuela, por el valor sentimental que entraña.

¿Cuántas estilográficas posee?

Unas treinta. Aunque tengo alguna Dupont y Cartier, la mayoría son de la marca Montblanc. Y de ellas, siento especial predilección por la Greta Garbo, antes mencionada, junto a una Marlene Dietrich, una Mahatma Gandhi y un par de piezas de la colección Diamond. Para el día a día, siempre llevo conmigo alguna pluma de la colección Bohème. Cuando utilizas una estilográfica, siempre te sientes de una manera especial y, por supuesto, siempre hay una que se ajusta para cada momento.

¿Y cuál anhela para su colección?

Una Montblanc Grace Kelly lanzada en edición limitada a 29 unidades, por el año de nacimiento de esta actriz (1929). Lacada en rosa, me parece una pieza insuperable. Desde un principio fue un amor a primera vista.

En cuanto a relojes, ¿cómo va su colección?

Siempre he sido una amante de los relojes. Y me apasionan los Vacheron Constantin por su exquisitez tanto interior como exterior. Por eso tengo varios diseños de la colección 1972, así como de la línea Patrimony.

Si tuviera más tiempo…

Lo disfrutaría para alimentar la paz interior, la serenidad. En suma, disfrutaría más de su calidad.

¿Qué hace para desconectar cuando tiene tiempo libre?

Acudir a la naturaleza.

¿Le gustan los cuadernos de viaje?

Mucho. Aunque mis partituras son mi principal diario, en los viajes “no profesionales” siempre llevo uno.

¿Cuál se ha comprado para la firma del último contrato?

Precisamente una pluma Montblanc de la edición especial Grace Kelly.

¿Dónde suele anotar sus ideas más ocurrentes?

En una libretita pequeña de Chanel.

¿Qué le pide a un día para que resulte plenamente “armónico”?

El tempo giusto.

Amanecer o atardecer ¿dónde y cómo?

Los dos. Amanecer en África, contemplando la libertad, la explosión de colores, el silencio y el tempo de los animales. Atardecer en Argentina, en una cafetería escuchando un tango de Piazzolla.

Pasearía sin rumbo fijo por …

India, donde nunca encuentro límites. Sus olores, colores y la propia sociedad me resultan una auténtica provocación.