Quince relojes legendarios, auténticas leyendas de la relojería. Iconos que, sin discusión, han marcado el tiempo de varias generaciones y que aún hoy siguen en plena forma.

“Un Tank es siempre un Tank“, decía Gertrude Stein. Pocas frases definen tan bien y con tan pocas palabras el espíritu de este legendario reloj que, nacido en tiempos convulsos, ha surcado la historia del siglo XX y entrado en el XXI en plena forma.

Creado en 1917 por Louis Cartier, y sin perder jamás su reconocible identidad, Tank ha evolucionado en un sinfín de versiones y modelos, siempre en sintonía con las tendencias culturales y artísticas de su tiempo. Desde aquel primer reloj que el relojero regaló al general Pershing, hasta el Tank Cintrée (1921); Tank Chinoise (1922); Tank Louis Cartier (1922), de clara inspiración Art Déco; Tank à Guichets (1928) con su hora saltante; Tank Basculante (1932), pensado para los jugadores de golf y de polo; Tank Allongée (1960); Tank Must de Cartier (1977) con sus esferas coloristas; pasando por el Tank Americano (1989), inspirado en el Cintrée y que rápidamente se convertiría en un clásico; el Tank Française (1996), convertido en el reloj de pulsera por excelencia y todo un homenaje a la arquitectura francesa; y, el más reciente de todos, el Tank Anglaise (2012), que vuelve la vista hacia la estética de Louis Cartier, o el Tank Follie, con sus locas formas; sin olvidar los Tank MC, con sus movimientos manufactura, a veces esqueletados. Auténtica estrella, Tank ha adornado las muñecas de celebridades tales como Rodolfo Valentino, Marlene Dietrich, Duke Ellington, Clark Gable, Gary Cooper, Cary Grant, Ingrid Bergman, Juliette Greco, Jacqueline Kennedy, Yves Montand, Simone Signoret, Jeanne Moreau, Andy Warhol o el escultor francés César, que confesó que “me sentiría desnudo sin mi Tank”.