Ya lo decía Gertrude Stein: “un Tank es siempre un Tank”. Legendario y contemporáneo, así es este célebre reloj que acaba de escalar un peldaño más con el lanzamiento del Tank Anglaise. Todo un icono relojero nacido en tiempos convulsos, que no deja de reinterpretarse manteniendo su espíritu de elegancia atemporal.

El invernadero del Palacio de Kesington fue el escenario elegido por Cartier para la presentación del reloj Tank Anglaise. Siguiendo los pasos del Tank Americaine lanzado en 1980 y del Tank Française presentado en 1996, el Tank Anglaise es el último de los relojes dedicado a cada una de las tres sedes históricas de la Maison. Toda la herencia británica de la marca, presente en la capital londinense desde 1902, recogida en el icono relojero de la casa. El reloj Tank, el reloj más emblemático de Cartier desde su nacimiento en 1917, sigue siendo una de sus piezas más prestigiosa, reconocida  e identificada con la firma.

“Un Tank es un Tank”

El primer reloj Tank fue concebido desde el principio como reloj de pulsera, diseñado y creado como prototipo en 1917 y puesto en vitrina para el público en 1919.

Con la experiencia previa de su primer reloj de pulsera: el reloj Santos, Cartier apuesta decididamente por la creación de relojes para la muñeca, en un momento de cambio y transformación social consecuencia de la Gran Guerra que asola Europa.  Según se recoge en los anales de la Maison,  a través de su historiógrafo Gilbert Gautier, el reloj Tank fue diseñado por Louis Cartier inspirándose, para la caja, precisamente en la sección horizontal de los carros de asalto Renault, que se utilizaron durante la guerra.  Al finalizar la contienda. Louis Cartier ofrecería al comandante en jefe del cuerpo expedicionario americano en Europa, el general John Pershing un ejemplar del recién creado Tank.

Cartier Tank Ingrid Bergman & Clark Gable

Se trata de un instrumento para medir el tiempo que se aparta de la tradición, revoluciona las costumbres, da entrada al diseño moderno en los talleres y se impone como una referencia en el mundo de la relojería. Desde entonces, el reloj Tank se convirtió rápidamente en un accesorio popular entre las celebridades del siglo XX. Con muchos usuarios famosos entre los que se encuentran Rodolfo Valentino, Marlene Dietrich, Duke Ellington, Clark Gable, Gary Cooper, Juliette Greco, Stewart Granger, Truman Capote, Cary Grant, Yves Montand, Jacqueline Kennedy, Marcello Mastroianni, Alain Delon, Simone Signoret, Louis Malle, Jeanne Moreau, Andy Warhol, Yves Saint Laurent, Jacqueline Bisset, Alain Prost, el Tank se ha reinventado a lo largo de estas décadas dando origen  a una notable colección de modelos.

Cartier Tank Anglaise

 

TANK ANGLAISE

El reloj Tank Anglaise es absolutamente fiel al espíritu Tank. Su silueta concentrada, su amplitud y sus  líneas reforzadas, se asocian a las características específicas del Tank: brazalete integrado en la caja, números romanos, minutería en ferrocarril y manecillas en acero azulado en forma de espada. Las angarillas paralelas, verdadera marca de identidad, albergan la corona de cuerda en un alineamiento perfecto.

Con su corona integrada en la angarilla, el Tank Anglaise toma al pie de la letra el rigor estético de Louis Cartier y su deseo de un diseño compacto. Al ser visto de perfil, la corona alude a la rueda de un carro de combate, un guiño para los conocedores de su historia.

Un reloj que marca un gran avance en la búsqueda de la pureza estilística. El Tank Anglaise está disponible en tres tamaños en versión masculina/femenina, en oro amarillo, blanco o rosa con o sin engaste de diamantes. Los modelos grandes laten al ritmo del movimiento Manufactura MC 1904, visible a través de la abertura en el reverso de la caja.

TANK LOUIS CARTIER XL ULTRAPLANO

Símbolo de una elegancia superlativa desde los años 1920, el reloj Tank Louis Cartier es un clásico de la relojería Cartier.

Nacido en 1922, este reloj simboliza con gran rigor la importante contribución de Louis Cartier  a lo que más tarde se denominaría Art déco: las líneas tensas y orgullosas del cuadrado y del rectángulo se suavizan, la geometría de los ángulos se atenúa.

Dotado de una armonía y una silueta irreprochables, comparte el destino de los más grandes. Cartier acentúa las características de este reloj mediante una versión XL ultraplana que lo convierte en el reloj más fino de la colección: 5,1 mm de grosor. Equipado con un movimiento manufactura de cuerda manual, este reloj se afirma como la quintaesencia de una masculinidad refinada.

Cartier Tank Louis Cartier XL Ultraplano

TANK FOLLE

Cartier, relojero de las formas, ha dado rienda suelta a su creatividad en el reloj Tank Folle, un reloj que retoma la extravagancia y la fantasía del reloj Crash de los años 1960, desafía las expectativas y asume con libertad su silueta desestructurada y armoniosa a la vez.

Esfera decorada con motivo soleado, números romanos, manecillas en acero azulado en forma de espada, el vocabulario de los relojes Tank está presente, transformado en un precioso desarreglo, engastado con brillantes desde las angarillas hasta la corona de cuerda. Un reloj que late al ritmo de un movimiento mecánico de cuerda manual. Estética creativa y sorprendente para la colección Tank en serie limitada de 200 ejemplares.

Cartier Tank Folle

TANK NORMAL

Con sus asas integradas a la caja, el reloj Tank llamado «normal» define un avance estilístico único en su estilo. Según la tradición oral de la Maison, el mismo Louis Cartier comparó la arquitectura del reloj Tank al diseño de un carro de combate visto desde arriba: las angarillas corresponden a las orugas y la caja al habitáculo del tanque.

La fuerza de este reloj radica en su ruptura total con el gusto por las circunvoluciones, y en la imposición de un auténtico rigor en las formas. Su éxito inmediato presagia una tendencia que prefiere la pureza de líneas y la búsqueda de las formas.

Al mismo tiempo, el reloj Tank aparece en una versión joyera, confundiendo las fronteras entre lo masculino y lo femenino, afirmando de esta manera que la libertad y la elegancia no tienen género.

Hubo que esperar hasta 1919 para que comenzara efectivamente la producción del reloj Tank. Entre el 15 de noviembre y el 26 de diciembre de 1919, se inscriben seis ejemplares en el inventario. Para el 17 de enero del año siguiente, ya no quedaba ninguno.

TANK CINTRÉE

Entre la forma cuadrada y la forma rectangular, Cartier elige, para uno de sus primeros relojes, la forma rectangular: se trata del reloj Tank Cintrée de 1921, cuya forma perfilada ha sido concebida para adaptarse a la redondez de la muñeca.

Búsqueda funcional o estética, este reloj anuncia el reloj Tank Américaine de los años 1980.

TANK CHINOISE

Tal como había sucedido antes, y como volvería a suceder, Cartier comprende la importancia de los elementos provenientes tanto de las artes como de otras culturas y su representación en joyería y relojería. De este modo, el arte islámico y la cultura India pasan a formar parte de los campos de interpretación y fuentes de inspiración de la Maison.

En los años 1920, se crean objetos de un gran refinamiento como neceseres, pulseras, polveras y relojes de mesa adornados con elementos mitológicos y fabricados con materiales preciosos provenientes de China.

El reloj Tank Chinoise, creado en 1922, forma parte de esta tendencia: un modelo de forma inédita, inspirado en la arquitectura de los templos chinos. Dos barras horizontales, desbordando ligeramente sobre los laterales, se oponen a las angarillas verticales, retomando el juego de los dinteles enganchados en un patrón entrelazado.

El equilibrio de las formas se desplaza para centrarse nuevamente en el cuadrado. Para Cartier, amante de la geometría, la pureza de las líneas está indefectiblemente ligada a la percepción de la belleza.

TANK LOUIS CARTIER

Con el reloj Tank Louis Cartier, la Maison asume la elección de la forma rectangular. Este reloj se diferencia por sus ángulos más suaves y la marcada redondez de sus asas.

Un modelo que simboliza con gran rigurosidad la importante contribución de Louis Cartier a lo que más tarde se denominaría Art déco: las líneas tensas y orgullosas del cuadrado y del rectángulo se suavizan, la geometría de los ángulos se atenúa.

TANK À GUICHETS

Con el ímpetu generado por la invención del tren y del automóvil, la velocidad entra en escena: los contadores numéricos simbolizan la modernidad. Con el reloj Tank à Guichets, Louis Cartier crea un reloj con una estética que corresponde a una complicación relojera: las horas saltantes. En estos relojes de una belleza depurada, el cristal, la esfera y las manecillas ceden su lugar a una placa con ventanillas que permiten vislumbrar dos discos que muestran las horas y los minutos respectivamente.

Cartier juega con la disposición y la forma de las ventanillas, la posición de la corona de cuerda (a las 12h o las 3h) y con la estética de esta última: cabujón de zafiro, corona octogonal o plana muescada. Con el fin de preservar la sobriedad del modelo, el oro y el platino, cepillados, suelen tener un acabado mate.

TANK BASCULANTE

Ya se trate de relojes de bolsillo o de relojes de pulsera, los relojeros buscan proteger el frágil cristal de los relojes, sobre todo cuando estos se usan durante actividades deportivas, cada vez más de moda en los años 1930. El reloj Tank Basculante de 1932 cuenta con una caja que pivota longitudinalmente en una esfera articulada; la corona de cuerda integrada se encuentra a las doce horas. La hora puede estar expuesta o escondida, según los deseos de quien lleva el reloj. El Tank Basculante ofrece un diseño complejo, basado en la imbricación de planos sucesivos en un juego de formas encajadas.

TANK ASYMÉTRIQUE

El reloj Tank Asymétrique revoluciona y desplaza los códigos gráficos de los primeros relojes. Esto lleva a que se modifique por completo el equilibrio del reloj: las doce y seis horas se reposicionan en los ángulos del reloj; la corona se coloca a las dos horas.

Un reloj que parece expresar las contradicciones de la época, su aspiración al cambio, su deseo de alterar los códigos establecidos. En una versión de 1963, lleva el nombre de Tank Oblique.

TANK RECTANGLE

En los años 1950, el reloj Tank Rectangle (modelo grueso) hace gala de una opulencia decidida. Un reloj de formas generosas, con esfera dorada que refleja el oro de la caja: la máxima expresión del clasicismo sin complejos.

MINI TANK ALLONGÉE

En los años 1960, el reloj Tank renueva su imagen con cajas femeninas de menor tamaño. El reloj Tank Allongée asume un lugar destacado y la colección crece con el Mini Tank Louis Cartier. Las angarillas del pequeño Tank Allongée y del Mini Tank se visten de diamantes engastados para crear variaciones joyeras que perpetúan la tradición iniciada por Louis Cartier en los años 1920.

TANK MUST DE CARTIER VERMEIL Y ESFERA  BURDEOS

En los años 1970, Cartier infunde a su colección relojera un soplo de modernidad y elegancia.

En 1972, la línea Louis Cartier se destaca y crece con la aparición de modelos en oro macizo con correas de piel. En 1977, durante la época Must de Cartier, la Maison lanza una colección de relojes en vermeil que retoma la silueta del Tank Louis Cartier.

Las esferas sin números se visten de colores sutiles que evocan los materiales preciosos utilizados en joyería: ónice, coral, marfil, lapislázuli, carey y granate. Si bien estos relojes representan una innovación en términos de colores y materias, permanecen fieles al espíritu del reloj Tank Louis Cartier. Con un toque sublime del más puro refinamiento, un cabujón de zafiro adorna la corona de cuerda. Esta colección obtiene un éxito inmediato y sin igual en todo el mundo.

TANK AMÉRICAINE

Diseñado en 1987 y lanzado en 1989, el reloj Tank Américaine forma parte del linaje del reloj Tank Cintrée, del cual toma la curva de la caja: la forma rectangular es más compacta, las angarillas ligeramente redondeadas.

Maravilla relojera y estilística, el reloj Tank Américaine juega con la geometría alternando la severidad y la delicadeza, las líneas rectas y las curvas, las redondeces y los ángulos. Además, es el primer reloj Cartier con caja arqueada y hermética.

Reloj generoso, macizo, de una belleza sin complejos, estrena además una nueva hebilla desplegable que permite adaptar perfectamente el largo del brazalete al tamaño de la muñeca, y reemplaza a aquella empleada por Cartier desde 1910.

Su fuerza, la elegancia de su silueta alargada y ligeramente abombada, hacen de este reloj un gran clásico, un reloj decididamente imponente, que podemos interpretar como un homenaje al reloj Tank obsequiado al general Pershing.

Cartier Tank Française

TANK FRANÇAISE

El reloj Tank Française, lanzado en 1996, retoma el vocabulario de los relojes Tank clásicos (angarillas laterales paralelas, esfera con números romanos, minutería en ferrocarril, manecillas en forma de espada, corona de cuerda octogonal con un cabujón de zafiro) y, con audacia, coloca una caja arqueada en un brazalete de eslabones.

Angarillas biseladas, eslabones cóncavos, silueta arqueada: la caja y el brazalete presentan una continuidad sin ruptura de la silueta, del volumen y de los materiales. Acabados relojeros que radicalizan las líneas del reloj y esbozan un nuevo Tank con un brazalete cuya forma y bordes resaltados evocan el diseño de las orugas de los carros de combate.

He aquí un reloj-objeto, tan práctico como estético, con una silueta perfectamente integrada: un reloj de pulsera por excelencia.

TANK DIVAN

Cartier marca el año 2000 con el lanzamiento de un reloj que le da espacio al tiempo… En el reloj Tank Divan, los volúmenes crecen para crear un nuevo equilibrio: la esfera se torna horizontal y los números romanos se estiran en un impulso de extravagancia contenida.

Por su esfera rectangular, su correa grande y sus números romanos, es un reloj clásico, pero es evidente que estas  características son otros tantos atributos que forman un todo de una elegancia original y decidida.

CRONOLOGÍA:

  • 1919 Tank Normale
  • 1921 Tank Cintrée
  • 1922 Tank Chinoise – Tank Louis Cartier – Tank Allongée
  • 1926 Tank Savonnette – Petite Tank Rectangle
  • 1928 Tank à Guichets
  • 1931 Tank 8 jours – Tank forme baguette – Tank Étanche
  • 1932 Tank Basculante
  • 1936 Tank Asymétrique
  • 1950 Tank Rectangle
  • 1962 Mini Tank Allongée
  • 1977 Tank Must de Cartier
  • 1989 Tank Américaine
  • 1996 Tank Française
  • 2002 Tank Divan
  • 2012 Tank Anglaise – Tank Folle – Tank Louis Cartier XL