Tras los insistentes rumores que han circulado desde hace tiempo, finalmente Breitling confirma que ha sido vendida a un fondo de inversión británico. Se trata del fondo CVC Capital Partners, que adquiere el 80% de las participaciones de la relojera suiza, dejando únicamente el 20% en manos del propietario original, Théodore Schneider, que presidirá el nuevo Consejo de Dirección.

Con esta operación, Schneider confía en garantizar la continuidad de la empresa como marca independiente, priorizando el mantenimiento de los puestos de trabajo, tanto en Suiza como en el extranjero, y de la red actual de distribución.

Según fuentes del propio fondo británico, que ve un “potencial de crecimiento significativo de la marca”, el objetivo de esta operación es ampliar su presencia en distintos puntos geográficos “impulsando la digitalización de los canales de marketing y distribución de la compañía”.

En lo que a España se refiere, Javier Pomar Vilariño, presidente de Cronomar, distribuidora de la firma de relojes en nuestro país, confía en que “la decisión tomada por Breitling contribuya a la fortaleza y mejora competitiva de la marca”.