Breitling, especialista en relojes técnicos y perpetuando sus vínculos con la aeronáutica, presenta una versión exclusiva del legendario cronógrafo Navitimer que gusta por su caja negra de 46 mm de diámetro, y su movimiento manufactura con certificado de cronógrafo del COSC.

La marca relojera independiente suiza, líder del cronógrafo de pulsera y fuente de inspiración para los apasionados de la aeronáutica desde 1952, presenta el nuevo Navitimer 46 Blacksteel, un modelo vestido en negro hasta su masa oscilante, con calibre Breitling 01 automático que late a 28.800 alternancias/hora, una reserva de marcha superior a 70 horas, funciones de horas, minutos, segundero a las 9 horas, cronógrafo a ¼ de segundo, totalizador 30 minutos a las 3 horas y calendario, y hermético hasta 300 metros.

En el exterior, sobre su caja de acero satinado en negro recubierta de un revestimiento ultrarresistente a base de carbono, y su esfera adornada con dos contadores tono sobre tono, destacan la regla de cálculo circular que permite resolver todas las operaciones relacionadas con la navegación aérea, y el color rojo de las diversas agujas. El brazalete es de caucho con perfil de neumático de avión.