El Fifty Fathoms fue el primer reloj que sedujo a buceadores profesionales y posteriormente a aficionados. Los atributos técnicos y estéticos ahora se presentan en caja de titanio.  

Tras su lanzamiento en la década de los 50, el primer Fifty Fathoms destaco por sus funcionalidades prácticas. Un reloj que estaba pensado y diseñado enteramente para el buceo profesional. Entre los criterios que le dieron renombre están sus grandes indicadores y agujas luminiscentes. Estas contrastan con el negro de la esfera y bisel giratorio unidireccional. La caja de acero está dotada de una caja interna de hierro destinada a proteger el movimiento del magnetismo.  

Blancpain-FFT-02

Esta leyenda de la relojería se modernizó en 2007 con un calendario situado entre las 4 y las 5 horas. Todos estos cambios no han afectado a su ADN, y ahora Blancpain ofrece una nueva versión del Fifty Fathoms Automatique. Este presenta modalidades de ébano con una caja de titanio satinado.  

Un reloj robusto, resistente a golpes y corrosión, el titanio es un material de baja densidad y especialmente ligero. Esta cualidad ha permitido a Blancpain crear una pieza de diámetro amplio. Todas estas garantías son las esperables de un reloj de buceo que evita el resentimiento de la muñeca. En inmersiones que requieran de equipamiento deportivo de primera, esta ventaja agradará a los buceadores.  

Novedosas características 

El reloj tiene un diámetro de 45 mm y es hermético hasta 300 metros. El nuevo modelo en titanio cuenta con los indicadores de la esfera y agujas cubiertos con Super-LumiNova. Este revestimiento hace el contraste ideal con la cara negra del reloj.  

Blancpain-FFT-03

El movimiento es el famoso 1315 de Blancpain, dueño de una reserva de marcha de 5 días. Esto es posible debido a los 3 barriletes dispuestos en serie y sus muelles de alto rendimiento. Posee además una espiral del silencio que lo protege de los efectos del magnetismo. Sus rasgos alargados, perlados y pulidos lo hacen un reloj tan fiable como bello.