Bell & Ross da a conocer una nueva gama White Hawk. Propia de la colección BR-X1 pretende evocar los sueños y los viajes, inspirándose en los colores de los jets privados y sus acabados.

 

 

Los aviones privados son símbolo de exclusividad e innovación en el diseño y la construcción. El BR-X1 White Hawk y el Tourbillon White Hawk comparten estas cualidades también, siendo el resultado del refinamiento estético de la marca. Fabricados en cajas de titanio de grado 5 microexplotado, con cerámica mate para eliminar los reflejos producidos por la luz.

Los colores blanco y gris predominantes en la caja emulan el interior de los aviones privados. Los pulsadores están fabricados con la última tecnología de cerámica con inserciones de goma para mejorar su agarre. Esta goma también se ha incluido a las 9 para facilitar las funciones del cronógrafo, que se ha destacado con un contorno rojo para mejorar su legibilidad.

Un reloj de caracter viril y muy masculino, se impone como una herramienta indispensable para la navegación aérea. El marco todoterreno de estos relojes  proporciona una expresión sofisticada y contemporánea de la manufactura Bell & Ross.