Breguet reinventa la elegancia con un nuevo modelo femenino, el Classique Phase de Lune Dame 9088, que representa la quintaesencia de la estética característica de la marca y rinde homenaje a su tradición de poner al servicio de la mujer todo su saber hacer relojero.

Breguet añade a su colección de relojes femeninos un modelo de una elegancia atemporal. La pureza de sus líneas refleja fielmente las características inherentes al origen del éxito de la Casa desde hace más de 240 años. Este reloj en oro blanco de 30 mm de diámetro, discreto a la vez que notable, con los cantos finamente acanalados, luce una esfera de esmalte blanco «grand feu». Ésta viene realzada con números arábigos, llamados «cifras Breguet», en alusión al fundador de la Casa que les diseñó en 1783. La minutería, hecha de pequeñas estrellas, y el uso de flores de lis estilizadas para las fracciones de cinco minutos, son otro homenaje a la tradición relojera de Breguet. Las agujas de las horas y de los minutos en acero azulado presentes en este reloj Classique Phase de Lune Dame se inspiran en las famosas agujas Breguet «pomme évidée», también inventadas en 1783. Han sido rediseñadas y se combinan perfectamente con la esfera de esmalte. La visualización de la información se completa a las 6h, con una aguja para el segundero pequeño y la fase de luna, situado en una ventanilla. La elegancia de este reloj se ve reforzada gracias a un delicado engaste de diamantes talla brillante que adornan la luneta y las asas. Con el fin de ofrecer a las mujeres la posibilidad de elegir, Breguet propone también el Classique Phase de Lune Dame en versión oro rosa, y es posible escoger un modelo sin engaste. La Casa también ha creado una versión en nácar natural con decoración «guilloché» realizada a mano, agujas Breguet y números romanos, disponible en oro blanco u oro rosa, engastada o no. La marca añade así ocho referencias en total a su colección Classique y a sus modelos femeninos.

Desde una perspectiva técnica, el modelo Classique Phase de Lune Dame alberga el calibre 537L, un movimiento mecánico de carga automática provisto de un escape y un espiral de silicio, con reserva de marcha de 45 horas. Como es habitual, Breguet pone sus avances técnicos y su saber hacer relojero al servicio de la mujer. El movimiento, visible a través de un cristal de zafiro, revela acabados realizados en la más pura tradición de la Alta Relojería. Se puede contemplar así también su decoración «Côtes de Genève» que adorna los puentes, mientras que la masa oscilante luce una decoración «guilloché» en grano de cebada.

Destaca su caja de 30 mm de diámetro en oro blanco de 18 quilates con el canto finamente acanalado, la luneta y asas engastadas con 66 diamantes talla brillante, su esfera de esmalte “grand feu”, números arábigos y agujas estilo Breguet de “pomme évidée” en acero azulado, indicación de las fases y edad de la luna, así como del pequeño segundero a las 6h. Con una hermeticidad de hasta 30 metros se complementa con una correa de cuero.

El modelo está disponible en tres versiones: En oro rosa, una versión no engastada y una tercera versión con esfera en nácar natural con decoración guilloché.