Arte y belleza para empezar

A punto de levantar el telón, el Salón Internacional de la Alta Relojería celebra este año su 25ª edición. Un pequeño pero selecto grupo de marcas relojeras exponen en Ginebra sus más recientes creaciones, el trabajo de todo un año -a veces de varios años-, con el que quieren poner de manifiesto su saber-hacer en este ancestral arte de la medida del tiempo. Y por lo que, hasta ahora, hemos podido ir viendo, hay marcas que han hecho muy bien los deberes y desvelarán interesantes piezas. Cartier, Jaeger-LeCoultre o Vacheron Constantin, que este año festejará su 260 aniversario, son buenos ejemplos. También lo es, sin duda, Richard Mille. El innovador y prolijo relojero ha decidido extender a 2015 su “año de la mujer” y continua proponiendo audaces y vanguardistas relojes que conjugan el femenino singular con elegancia y osadía. También están esas marcas que, año tras año, repiten machaconamente sus relojes, pensando que con actualizar versiones, cambiar brazaletes o pequeños detalles en la caja ya está todo hecho. Pero, por bien que les vaya por el momento, esa estrategia tiene fecha de caducidad. Los aficionados a la relojería y los coleccionistas premian, como en el resto de las disciplinas, la innovación y el trabajo bien hecho más allá de las campañas de marketing. Hablando de innovación y de estrategias de futuro, justo es reconocer el paso que Omega acaba...

Leer Más